Cómo germinar semillas para sacar su máximo potencial nutricional

Share on Facebook17Tweet about this on Twitter2Share on Google+2Pin on Pinterest1Share on LinkedIn2

En el artículo anterior hemos visto que una semilla germinada puede multiplicar X10 todos los beneficios que nos aporta una semilla sin germinar.

En este artículo vamos a aprender cómo hacer germinar de manera sencilla las semillas en tu casa para que las puedas comer y recibir todos los beneficios que aportan a tu organismo.

Para comenzar, cogeremos dos de las que a mí más me gustan y que están al alcance de todos, pipas de girasol y lentejas. Tienen un germinado fácil y rápido y su sabor es agradable.

Vamos a necesitar 1 frasco grandecito de vidrio para hacer germinar nuestras semillas. En este caso yo he cogido pipas de girasol.

En el frasco vamos a poner un puñado de pipas. Si quieres hacer germinar cualquier otro grano o semilla de los que hemos visto en el artículo anterior, perfecto. No eches muchas porque recuerda que luego se tienen que hacer grandes. Si han de competir por el espacio… no nos va a quedar tan bien como nos gustaría. Así y todo, con la práctica irás viendo cuál es la cantidad correcta de semilla que tienes que poner a germinar.

IMPORTANTE que la semilla esté todavía viva. Que no esté tostada ni haya sido congelada.

Una vez tenemos las semillas en el frasco, echamos agua hasta cubrirlas por completo y la dejamos reposar 12 horas.
Si el agua es depurada, mucho mejor todavía. Cuanto menos contaminantes tenga el agua, mejor te van a salir los germinados.

Si el bote tiene tapón hermético, no lo cierres. Tiene que entrar el oxígeno en el. Usa una gasa con una goma alrededor para taparlo. Coloca el bote en un lugar oscuro y que esté calentito.

Una vez hayan pasado 12 horas, quita el agua. Vuelve a enjuagar las semillas con agua limpia y tras un par de minutos con el nuevo agua, escúrrelas bien para quitar todo el exceso de agua.

Quitado el exceso de agua, coloca el bote en posición horizontal para que las semillas tengan el máximo espacio posible entre ellas. Reparte las semillas a lo largo del recipiente y déjalo en ese lugar calentito y oscuro de antes y tapado con la gasa.

Durante 3 días, cada 12 horas vuelve a enjuagar las semillas, vuelves a quitar el agua y lo dejas de nuevo en posición horizontal y con las semillas repartidas, en el lugar oscuro y calentito del principio.

Pasado 4-5 días, los brotes comienzan a salir.

Para mantener la humedad, les echo agua de vez en cuando con un pulverizador. De esta manera están húmedos los brotes y el proceso de germinación continua avanzando, pero con enjuagarlos una vez al día, es suficiente.

Una vez han germinado, los brotes los coloco cerca de una ventana la mitad del día para que les den la luz indirecta. De esta manera los brotes se ponen verdes y se llenan de clorofila. Entre otras cosas consigo así aumentar también la vitamina C.

Tanto la vitamina C como la clorofila activan mis defensas cuando entran en mi cuerpo y favorecen mi rendimiento muscular y deportivo.

Una vez han germinado, los guardo en otro bote. Los escurro bien para quitar el exceso de agua y los entro en la nevera. Me vienen durando como mucho una semana.

¿Y cómo se comen estas semillas germinadas?

No es necesario cocer estas semillas germinadas ni tienes que guisarlas. Se pueden comer directamente tal y como están.
Durante la semana voy comiéndolos en ensaladas, acompañando alguna sopa o como complementos a las tortillas. Incluso de vez en cuando, echadas a algún yogur.

Como ves, es una manera sencilla de nutrir tu cuerpo con un alimento rico en vitaminas, proteínas, enzimas y minerales. No es muy complicado de hacer y todos tenemos a mano la posibilidad de comprar pipas de girasol crudas o lentejas de calidad, pero recuerda que se puede hacer con multitud de semillas como alfalfa, garbanzo, judías, brócoli…

Sé feliz y nutre tu cuerpo con alimentos de calidad.
Pedro García.

Share on Facebook17Tweet about this on Twitter2Share on Google+2Pin on Pinterest1Share on LinkedIn2

Pedro García

Comencé a realizar deporte en 1985 en el colegio. Futbol, Baloncesto y Balonmano y Voleibol los practicaba asiduamente. En 1988 mis padres me regalaron una bicicleta y comecé una apasionante andadura que me llevó a representar a España en distintas paralimpiadas (Barcelona 92 y Atlanta 96) campeonatos del mundo, campeonatos de europa y distintos eventos dentro del grupo de tandems de la ONCE. Mi función era piloto de tandem. También corría a título indidual en distintas pruebas a nivel nacional. Con el paso del tiempo me ha gustado y apasionado el deporte y lo relacionado con el aumento de forma y rendimiento, llegando a un profundo conocimiento de los electroestimuladores y la nutrición aplicada a aumentar el rendimiento, la fuerza y la resistencia. Y para compartir mis conocimientos, decidí crear este blog. Espero que os guste y sobre todo que os ayude.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *