Deporte y salud fisica y la dieta del grupo sanguineo. Fuente imagen www.sxc.hu

Dietas de adelgazamiento: la mentira de basarlas en el grupo sanguíneo

Share on Facebook4Tweet about this on Twitter3Share on Google+1Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0

Algunas estrategias dietéticas para perder peso centran su eficacia en las particularidades de la sangre, aunque carecen de aval científico

>La dieta del grupo sanguíneo es un método que se apoya en supuestas propiedades adelgazantes y de promoción de la salud. Es un sistema del que se empezó a hablar a mediados de la década de los años cincuenta del siglo XX. En un principio, la incertidumbre sobre algunas cuestiones metabólicas difíciles de comprobar entonces facilitaron su auge. Sin embargo, hoy en día, no hay tales evidencias. Mediante la restricción de determinados alimentos y en función del grupo sanguíneo, se promueve el seguimiento de un sistema no sólo ineficaz, sino que además puede acarrear problemas de salud al aumentar el riesgo de no cubrir el aporte de nutrientes esenciales.

>Los primeros descubrimientos que pusieron en evidencia las diferencias interindividuales entre los distintos tipos de sangre se realizaron a principios de > siglo XX. Hacia 1901, Karl Landsteiner descubrió el sistema denominado AB0 (a-b-cero), que clasifica la sangre en cuatro serotipos básicos: A, B, AB y 0 (cero), en función de la presencia individual (grupos A y B) o doble (grupo AB) de dos tipos de proteínas en las membranas de los glóbulos rojos, o bien su total ausencia (grupo 0).

Estas premisas han servido como punto de partida para establecer vínculos, sin ningún rigor científico, entre qué se ha de comer o se ha de evitar comer en virtud del grupo sanguíneo de cada persona. Siempre según los defensores de estas teorías, de no seguir las recomendaciones (elegir y rechazar los alimentos que en cada caso correspondan), la salud puede quedar afectada. El sistema atribuye distintas morfologías y características del aparato digestivo en función de la sangre, una cuestión que, de alguna forma, pretende redundar en los efectos que tendrían distintos patrones alimentarios entre los diversos individuos.

Límites en el consumo de alimentos y de ejercicio

El sistema indica, de forma errónea, que las personas con un grupo sanguíneo A deberían seguir un patrón alimentario basado en los vegetales. Así se beneficiarían al máximo si consumen los alimentos de la forma menos manipulada y transformada posible, sobre todo, a partir de productos ecológicos. Las del grupo B, sin embargo, experimentarían una especial ganancia de peso al consumir maíz, tomate, trigo, lentejas, cacahuetes o pollo, que se consideran tóxicos para su condición y, en su lugar, se proponen otros alimentos. A las personas con el grupo AB se les recomienda evitar los ahumados, la cafeína o el alcohol y optar por alimentos de origen marino, el tofu, los lácteos y los vegetales de hoja verde.

>Por último, la alimentación de las personas del grupo 0 debería basarse en los alimentos de origen animal. En cambio, los ricos en hidratos de carbono serían perjudiciales en sumo grado. Algunos de los beneficios en el seguimiento de la dieta del grupo sanguíneo se pueden constatar, de nuevo según los propios promotores, en pérdida de peso, reducción del nivel de estrés, mejora del sistema inmunitario o de la sensación de fatiga, mayor claridad mental o aumento de la movilidad de las articulaciones. Pero el método va más allá de las recomendaciones dietéticas y también incide en la diferente necesidad de practicar una determinada actividad física, en lugar de otra, en función del grupo sanguíneo de cada persona. Se defienden teorías como que el ejercicio extenuante está indicado para quienes tienen grupo 0, el yoga para los del tipo A, mientras que los ejercicios aeróbicos son más apropiados para los grupos B y AB.

Sin el respaldo de las autoridades sanitarias

Los preceptos de la dieta del grupo sanguíneo defienden, además, una relación estrecha con el supuesto origen de cada uno de los grupos y la evolución del ser humano y caracterizan hitos concretos en su desarrollo evolutivo. De este modo, el grupo 0 se considera “ancestral” o primero, a partir del cual evolucionó el resto. Si bien el cero sería el cazador-luchador, al A le correspondería ser el recolector-agricultor, al B el ganadero y el AB sería una mezcla de los dos anteriores, una teoría que no comparte en absoluto la comunidad científica y, mucho menos, las distintas incidencias de enfermedades que, también según este método, caracterizarían a cada grupo.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición ( AESAN ) informa en su página web sobre las dietas milagro . La del grupo sanguíneo es una de ellas, de la que podrían derivarse importantes trastornos para la salud mientras se lleva a la práctica. En un informe sobre estas dietas realizado en 2007 por el comité científico de la AESAN, constituido por sociedades científicas de reconocido prestigio y por grupos de profesionales sanitarios, (la Organización Médica Colegial, el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad, la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición y la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética) se afirma que “no existe una relación comprobada desde el punto de vista científico entre el tipo de sangre y la utilización de tejido graso. La prohibición de alimentos hace que la dieta esté asociada con sensaciones de hambre y sufrimiento, e induce a la pérdida de masa libre de grasa, en vez de masa grasa”.

De igual forma, la información que aporta sobre estas dietas el portal de Internet Medline, un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU., está siempre relacionada en el marco de las dietas de moda, tal y como afirma la Asociación Americana de Médicos de Familia. Estas modas son perecederas, de ahí que en ocasiones se presenten como estrategias novedosas cuando se ha dejado de hablar de ellas durante un tiempo y vuelvan a saltar a la palestra unos años después .

La tarea de encontrar información sobre este sistema en los buscadores de Internet especializados en cuestiones científicas (Pubmed, Cochrane, etc.) es infructuosa, a pesar de que los principios de las dietas asociadas al grupo sanguíneo no son nuevos, ya que se remontan a los años cincuenta del siglo XX.

UN SISTEMA MILAGROSO ACTUALIZADO

En concordancia con el avance del tiempo y de los descubrimientos científicos, los preceptos de la dieta del grupo sanguíneo se han remodelado y ahora se invita a sus potenciales seguidores a hacerse un análisis genético diagnóstico (previo pago), cuando años atrás era suficiente con conocer el grupo sanguíneo. El fundamento científico que este nuevo análisis tiene para recomendar y excluir alimentos es nulo. A pesar de que la cuestión genética es una variable novedosa, es un estilo dietético más entre las dietas milagro.

Carece de una base sólida que garantice el éxito y le persigue siempre la posibilidad añadida de aumentar el riesgo de padecer contraindicaciones en el seguimiento de un sistema que limita el consumo de alimentos básicos o de grupos de alimentos enteros. Además, cumple con ocho de los nueve puntos característicos generales que, con frecuencia, tienen los distintos sistemas adelgazantes  poco o nada riguroso , incluido el de poner a disposición de los usuarios un inmenso catálogo de complementos alimenticios caros e ineficaces pero, eso sí, exclusivos del sistema.

>Fuente: (Por JUAN REVENGA Consumer Eroski)

Share on Facebook4Tweet about this on Twitter3Share on Google+1Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0

Pedro García

Comencé a realizar deporte en 1985 en el colegio. Futbol, Baloncesto y Balonmano y Voleibol los practicaba asiduamente. En 1988 mis padres me regalaron una bicicleta y comecé una apasionante andadura que me llevó a representar a España en distintas paralimpiadas (Barcelona 92 y Atlanta 96) campeonatos del mundo, campeonatos de europa y distintos eventos dentro del grupo de tandems de la ONCE. Mi función era piloto de tandem. También corría a título indidual en distintas pruebas a nivel nacional. Con el paso del tiempo me ha gustado y apasionado el deporte y lo relacionado con el aumento de forma y rendimiento, llegando a un profundo conocimiento de los electroestimuladores y la nutrición aplicada a aumentar el rendimiento, la fuerza y la resistencia. Y para compartir mis conocimientos, decidí crear este blog. Espero que os guste y sobre todo que os ayude.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 comentarios en “Dietas de adelgazamiento: la mentira de basarlas en el grupo sanguíneo

  1. Pues a mi me sienta fenomenal la dieta sanguínea y acertó mis enfermedades yo descubri la panacea con este libró y estoy encantada con sus recomendaciones

  2. Si que hay una incidencia diferente de cancer y otras enfermedades en funcion del grupo sanguineo, esta demostrado, esta dieta no es para adelgazar es para estar sano en funcion de las lectinas de la comida.

    Lo cierto es que desde que hay un incremento de alimentos procesados hay muchisimas mas enfermedades autoinmunes lo cual puede ser serio, desde una simple alergia a esclerosis multiple, y este tipo de enfermedades se incrementan de forma exponencial con el tiempo, por lo tanto una dieta libre de alimentos procesados puede ayudar mucho, sobre todo libre de comida basura.

    Yo no veo explicacion cientifica a que con un grupo u otro tengas que hacer ejercicio de forma diferente, lo de las lectinas tiene mas sentido y existen algunos estudios, aunque no justifican esas dietas.