no pares los días de frío en tu entrenamiento a tomar café

Entrenamientos ciclistas en días de frío… evita las paradas y mejorarás tu rendimiento

Soy consciente de que el ciclismo aparte de un deporte, es un acto social en el que los colegas y no tan colegas quedamos el fin de semana para darnos caña unos a otros y en mitad de la ruta, echar un café y contar batallitas.

Pero claro, no es lo mismo parar en mitad de la ruta en verano con 30 grados de temperatura externa, que en invierno con 5 grados.

No es igual. El cuerpo responde de distinta manera y en invierno puede tener consecuencias negativas para tu rendimiento.

Si te tomas en serio tu pretemporada ciclista… evita las paradas en invierno los días de mucho frío.

Te explico los motivos.

Aunque se vaya despacio en los días de frío y lleves ropa que transpire, aunque tengas camiseta interior de malla de esas que no dejan que el sudor se acumule en el cuerpo o si eres de los tradicionales y cuando sales de casa te pones un periódico en el pecho para evitar el frío en el pecho y al llegar a la parada te lo cambias … aunque tengas toda esas precauciones para evitar que el frío entre en tu cuerpo, si decides parar en mitad de la ruta a tomar un café los días de mucho frío ten en cuenta que llevas hora y media o dos horas pedaleando a cadencia muy alta. Seguramente por encima de 90 RPM y si eres de los cañero, por encima incluso de 100 vueltas por minuto.

Tus músculos, aunque creas que la intensidad de ese entrenamiento no es alta, se calientan mientras trabajan a esa cadencia.

Cuando llegas al bar en invierno a tomar el café en la ruta, seguramente en la calle haya entre 0 y 6 grados, mientras que en el bar, entre calor de las máquinas y el calor que produce la gente, la temperatura sea de 22 grados.

Estamos hablando de una diferencia de temperatura de más de 20 grados en muchos casos.

¿Qué crees que le sucede a tu cuerpo cuando paras y se encuentra con esta diferencia tan grande de temperatura?

1º Los músculos sufren una barbaridad

Al llegar calientes del entrenamiento y parar por 10 minutos o 15 minutos, o hasta media hora si eres de los primeros que llegas y tienes que esperar a que los últimos de tu grupo terminen el café para salir todos juntos, tus músculos pasan de un estado de tensión y calor a relajación y frío.

Cuando haces esto, notarás que después de haberte quedado frío y montar de nuevo en la bicicleta tus músculos no van… tienen que volver a calentar.

Eso es una paliza para el músculo, aunque tú no le des importancia.

En algunos casos hay un riesgo elevado de lesión ya que muchos al tomar el café salen con energía y con ganas, pero los músculos están frío.

Un esfuerzo intenso sin estar el músculo caliente puede producir una rotura o una contractura.

Cuidado, mucho cuidado con los esfuerzos intensos cuando los músculos están fríos al reiniciar la marcha.

2º No es lo mismo un entrenamiento de tres horas seguidas que dos entrenamientos de una hora y media con una parada de media hora entre ellos

Fisiológicamente es diferente entrenar tres horas seguidas sin parar (entrenamiento en el que el corazón y los músculos se adaptan a ese trabajo y a distintas intensidades durante ese tiempo, sin ningún tipo de descanso) que hacer una parada en medio del entrenamiento.

Si compites o si vas a alguna marcha seria y quieres hacer buen tiempo, hasta la fecha no conozco ninguna prueba en la que se pare a tomar café… aunque pensándolo bien, hay algunos avituallamientos en algunas marchas de gran fondo que lo único que les hace falta es una terracita con veladores 🙂

Importantísimo este punto 2 si estás preparando la pretemporada invernal con algún objetivo específico para primavera-verano.

3º Estás machacando a tu sistema inmunológico

El sistema inmunológico es quien te protege de los constipados, quien te defiende de los ataques de los virus, quien te ayuda a recuperar más o menos rápido después de un entrenamiento duro, el que hace que te bajen las inflamaciones musculares después de un entrenamiento de series…

Si tú con tus actitudes y costumbres no echas una mano a tu sistema inmunológico, éste se debilita y pierde eficacia, y cuando eso sucede… pues ya sabes, constipado por aquí, mocos por allá, falta de fuerza durante 10 días, gripe de esa que te queda en cama por una semana…

El sistema inmunológico es fundamental para regenerar tu cuerpo de la agresión que le produce un entrenamiento.

Esta regeneración hace a tu cuerpo más fuerte, lo adapta a los entrenamientos que cada vez van siendo un poquito más duros. Esa adaptación y regeneración es la que te permite a ti semana a semana ir mejor, más rápido, con más fuerza.

Por eso es IMPORTANTISIMO cuidar al sistema inmunológico y no darle palizas como esta de la que estamos hablando, en la que vas caliente haciendo deporte, de repente paras, entras en un bar en la que hay una diferencia de temperatura en muchos casos hasta 20 grados y luego una vez que te has quedado frío, sales a la calle con esos casi 20 grados de diferencia, te montas en la bici y tratas de volver a rendir como antes de parar a tomar café.

Mi recomendación… evita parar en invierno los días que la temperatura esté por debajo de 12 grados.

Si tienes que parar porque te apetece, elige un día en el que no tengas que aplicar mucha intensidad en tu entrenamiento. Así evitarás llegar muy caliente al bar a tomar el café y la diferencia de temperatura a la hora de salir no será tan grande.

En verano y los días templados que están por encima de 12 grados, perfecto, pero sigue cuidando al sistema inmunológico y ten cuidado con las bebidas muy frías y con mucho hielo.

Y muy muy muy importante el punto dos.

Si estás tratando de hacer un entrenamiento de calidad, no es lo mismo un entrenamiento de tres horas que dos entrenamientos de hora y media.

Sé Feliz, disfruta de tu deporte y cuida tu cuerpo.
Pedro García.

Share on Facebook29Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest1Share on LinkedIn1
Compártelo con tus amigos

Pedro García

Comencé a realizar deporte en 1985 en el colegio. Futbol, Baloncesto y Balonmano y Voleibol los practicaba asiduamente. En 1988 mis padres me regalaron una bicicleta y comecé una apasionante andadura que me llevó a representar a España en distintas paralimpiadas (Barcelona 92 y Atlanta 96) campeonatos del mundo, campeonatos de europa y distintos eventos dentro del grupo de tandems de la ONCE. Mi función era piloto de tandem. También corría a título indidual en distintas pruebas a nivel nacional.
Con el paso del tiempo me ha gustado y apasionado el deporte y lo relacionado con el aumento de forma y rendimiento, llegando a un profundo conocimiento de los electroestimuladores y la nutrición aplicada a aumentar el rendimiento, la fuerza y la resistencia.
Y para compartir mis conocimientos, decidí crear este blog.
Espero que os guste y sobre todo que os ayude.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *