los tres alimentos para tu cuerpo y mente

Los 3 alimentos que necesitas para tener salud física y espiritual

¿Has pensado alguna vez cuáles son los alimentos básicos que necesitas para sentirte bien?

Estoy seguro que si te hago esta pregunta vas a pensar en las verduras, en las frutas, en las carnes y pescado de calidad, en los huevos de campo, en el aceite de oliva y de coco, en los frutos secos…

Esto está muy bien, pero es solamente una parte de la alimentación que necesitas para tener una buena salud física, mental y espiritual.

¿Sabes cuáles son los otros dos alimentos que te faltan para estar equilibrad@?

Comencemos por el principio.

El primer alimento que necesita tu cuerpo es la comida

Estoy seguro de que ya sabrás que cuanto más sana y variada sea tu alimentación, mucha más vitalidad vas a tener y mejor va a funcionar tu organismo, disfrutando de una gran cantidad de energía durante todo el día.

A estas alturas ya tendrás claro que hay alimentos que te aportan energía, como las frutas, las verduras, la carne y el pescado, y alimentos que te roban energía, como los productos procesados, los que contienen gran cantidad de grasa Trans o los que llevan exceso de harina refinada y azúcar.

No es lo mismo alimentarte a base de productos procesados y refinados que tienen gran cantidad de químicos, que comer alimentos naturales y enteros que conservan la misma forma, textura, vitaminas, minerales y sabor que tienen en la naturaleza.

Cuanto menos procesada sea tu alimentación y más se parezca a la forma original que tiene en la naturaleza, más saludable es el alimento y mucho mejor va a funcionar tu organismo.

Es importante un equilibrio correcto entre proteínas y el resto de alimentos y bajo mi punto de vista (que seguramente esté equivocado pero me baso en mi experiencia) la carne y el pescado son fundamental, o al menos es fundamental en mi dieta. Alrededor de un 15-20% de proteína animal a lo largo del día. Más… no hace falta.

Fundamental e importantísimo también masticar correctamente los alimentos.

Si no llega a tu estómago la comida bien masticada, no podrás aprovechar todos los nutrientes que ese alimento te puede aportar. Por eso hay que crearse el buen hábito de masticar correctamente la comida. Despacito, sin prisa y saboreando.

El agua también es básica para que tu cuerpo esté alimentado.

Unos dicen que 2 litros y medio, otros se van a 3 litros, otros tienen bastante con 1.5 litros de agua al día… Busca la cantidad de agua con la que te sientas cómod@ y asegúrate de que la tomas cada día.

Una vez masticada y tragada, la comida pasa al estómago. Allí es transformada en porciones más pequeñas y al pasar por el intestino, nuestro organismo va aprovechando todas las vitaminas, minerales, grasas, hidratos, proteínas… que esta comida tiene, alimentando nuestros órganos y proporcionándonos energía para nuestra jornada.

Esta sería la alimentación que todos conocemos, la comida.

El segundo alimento que tu cuerpo necesita es más importante aún que la comida, se trata del aire que respiras.

Todos respiramos, ¿verdad?

Si estás leyendo esto, estás respirando.

Seguramente puedas estar un día entero sin comer, pero ¿puedes estar un día entero sin respirar?

Cada día, a cada hora, en cada momento, estás respirando.

Tu cuerpo se alimenta del aire que respiras. Ese aire tiene oxígeno, que es fundamental e imprescindible para la vida.
Ese oxígeno es repartido desde los pulmones y a través de la sangre por todos tus órganos y músculos. Es en parte también responsable de tu rendimiento deportivo. Cuando te quedas sin oxígeno por un gran esfuerzo, tus músculos no funcionan correctamente.

Por lo tanto, el oxígeno es otro alimento que tu cuerpo toma a diario.

Si piensas cada día en dar alimento de calidad a tu cuerpo… ¿Piensas alguna vez en dar oxígeno de calidad a tu cuerpo?

Las ciudades no son el mejor lugar para obtener oxígeno de calidad. Los gases de los vehículos, la contaminación… la ciudad no tiene oxígeno de calidad para ti.

Si tienes oportunidad, ve de vez en cuando al campo y aléjate de la ciudad.

Busca un lugar rodeado de naturaleza y realiza respiraciones profundas y pausadas, sin prisa. Llena tus pulmones de oxígeno de calidad, para que llegue a tus órganos, a tu cerebro y a tus músculos… esa comida de calidad, ese oxígeno de calidad.

Haz deporte en el campo disfrutando de la naturaleza o simplemente relájate con un largo paseo roded@ de árboles.

Al igual que te sientas para comer con tranquilidad, tómate tu tiempo para respirar profunda y pausadamente. Llena tus pulmones de aire de calidad y dale buen alimento a todo tu cuerpo y tu mente.

Si tienes oportunidad, sal al menos una vez a la semana a caminar o ha realizar ejercicio en plena naturaleza.

Verás que llegas a casa totalmente renovad@

El tercer alimento que nutre nuestra salud física, mental y espiritual son las impresiones

Las impresiones son todo lo que llega a nuestra mente en forma de acontecimiento, suceso, noticia, sentimiento… y cada día recibimos miles de ellas.

Te pongo algunos ejemplos de impresiones.

  • Las noticias negativas que salen por televisión, causan una impresión negativa en tu mente.
  • Los buenos ratos que pasas con los amigos y la familia, quedan una buena impresión en tu mente.
  • Una discusión con otra persona, produce una impresión negativa en tu mente.
  • Un película de humor y divertida, dejará en tu mente una muy positiva impresión.
  • Una buena tarde con amigos tomando un café, marca tu mente con una impresión positiva.

Así funcionan las impresione en nuestra mente.

Por eso, al igual que elegimos la comida (la mejor comida posible para nuestro cuerpo) tenemos que elegir las mejores impresiones posibles para nuestra mente.

Una mente alimentada de impresiones negativas va a producir una secuencia de sentimientos dentro de ti que para nada te harán sentir bien, para nada te ayudarán a tener mejor salud.

Una mente que se alimenta de impresiones positivas tiene mejor actitud mental y espiritual ante la vida.

Las impresiones positivas te hacen sentir bien.

El problema que tiene nuestro cuerpo con las impresiones es que no hay un órgano que se encargue de transformarlas o de digerirlas.

Los alimentos se transforman en energía en el sistema digestivo mientras que el aire se transforma en oxígeno en el sistema respiratorio.

Sin embargo, las impresiones no se transforman ni se digieren. Las impresiones nos haces sentir bien o mal.

Un sencillo ejemplo:

Si alguien te insulta y haces tuyo ese insulto, queda en tu mente una impresión negativa que inmediatamente se transforma en impotencia y por lo tanto en odio hacia esa persona.

Si no eres capaz de devolverle ese insulto u otro daño superior (que compense el daño recibido), se genera dentro de ti un sentimientos de venganza porque según tu justicia, tienes que devolver el insulto a esa persona para que haya justicia.

Ya no tienes un sentimiento positivo en tu mente. Has creado una impresión negativa que si no tratas de solucionarla, si no eres capaz de digerirla… te hará daño por mucho tiempo.

Así funcionan las impresiones. ¿Las reconoces?

La mejor manera de vivir es disfrutar de cada día tratando de elegir las mejores impresiones que quieres que lleguen a tu mente. Para ello tienes que ser consciente e intentar  no identificarte con aquello que no te va a aportar nada positivo, y buscar de manera consciente las mejores impresiones que te hacen sentir bien.

En resumen:

  • Elige los mejores alimentos que estén a tu alcance.
  • Trata de respirar el aire de la mejor calidad posible
  • Cuida de elegir impresiones positivas y de no identificarte con las negativas

Porque si tienes muchas impresiones negativas a lo largo del día, a lo largo de tu vida, puede que algún día tengas una indigestión de malas impresiones y eso se traduce en infelicidad e incluso en enfermedad.

Sé feliz
Pedro García

Share on Facebook7Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0
Compártelo con tus amigos

Pedro García

Comencé a realizar deporte en 1985 en el colegio. Futbol, Baloncesto y Balonmano y Voleibol los practicaba asiduamente. En 1988 mis padres me regalaron una bicicleta y comecé una apasionante andadura que me llevó a representar a España en distintas paralimpiadas (Barcelona 92 y Atlanta 96) campeonatos del mundo, campeonatos de europa y distintos eventos dentro del grupo de tandems de la ONCE. Mi función era piloto de tandem. También corría a título indidual en distintas pruebas a nivel nacional. Con el paso del tiempo me ha gustado y apasionado el deporte y lo relacionado con el aumento de forma y rendimiento, llegando a un profundo conocimiento de los electroestimuladores y la nutrición aplicada a aumentar el rendimiento, la fuerza y la resistencia. Y para compartir mis conocimientos, decidí crear este blog. Espero que os guste y sobre todo que os ayude.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *