cómo controlar el azúcar en sangre. Fuente imagen sxc.hu

Cómo regular tu nivel de azúcar en sangre controlando lo que comes

Share on Facebook38Tweet about this on Twitter0Share on Google+7Pin on Pinterest1Share on LinkedIn1

Mi compañero Jesús Montoro está terminando un ciclo de especialidad en medicina ortomolecular. En el último mes ha tenido que hacer un trabajo sobre cómo se pueden mejorar los niveles de azúcar en sangre con la nutrición.

Me ha parecido espectacular este informe ya que hay personas que nos son capaces de controlar los niveles de azúcar y poco a poco van encaminados a la dependencia de la insulina. Esto podría ser una solución para ellos. Recuerda, somos lo que comemos. Te dejo el artículo completo. Si tienes alguna duda, envíanos un correo y trataremos de aclarártelas.

info@deporteysaludfisica.com

En el siguiente artículo vas a aprender cómo controlar la insulina, algo tremendamente importante en las personas diabéticas.

Regular tus niveles de insulina es un factor clave para mantener tu peso en línea y sobre todo para prevenir los efectos adversos de una incontrolada diabetes. Si no pones atención a tus niveles de azúcar en sangre, en casos extremos te puedes encontrar con graves problemas como ceguera e incluso amputaciones, resultado de complicaciones del sistema circulatorio a causa de desórdenes metabólicos provocados por la Diabetes, en la cual el cuerpo finalmente no llega a producir cantidad suficientes de insulina,  hormona capaz de metabolizar la glucosa.

Cuando la glucosa no es metabolizada de forma eficiente, los niveles de azúcar en sangre se disparan, causando cansancio, bajo rendimiento deportivo, mal crecimiento/rendimiento muscular, recuperaciones nulas tras nuestras prácticas deportivas intensas, el sistema inmune comienza a deteriorarse… Cuando esto ocurre de forma reiterada, a la larga podría ocasionar gravísimos daños en órganos como son el  corazón, riñones, ojos, vasos sanguíneos y nervios.

Seguidamente ofreceremos unos consejos nutricionales y de suplementación de micronutrientes que solo serán efectivas si las tomamos en dosis ortomoleculares.

1)    Eliminar Azúcar. Todo el mundo sabe a estas alturas que el azúcar es fatídica para nuestro organismo, pero lo que no sabe mucha gente es que este azúcar aparece camuflada en muchísimos productos que no llegamos a identificar claramente por falta de conocimiento, como el almidón de maíz, jarabe, glucosa, sirope, melaza, etc. Se ignora también que ciertos alimentos se transforman en azúcar nada más ingerirlos tales como el pan blanco, la pasta y el arroz blanco entre otros.

Todos nosotros consumimos azucares en porcentajes alarmantes y no somos conscientes de ello.

2)    Incluir en nuestra dieta jugos de verduras de todas las variedades y en generosas cantidades, especialmente me gustaría mencionar uno el cual es particularmente beneficioso para las personas Diabéticas ya que es capaz de replicar a la insulina en sí. Se trata del jugo de Judías Verdes y Coles de Bruselas. Cierto es que no suena muy delicioso en lo comparable con su efectividad. El Dr. Norman Walker dice que cuando estos dos productos naturales  los transformamos en jugos, contienen unas sustancias que completan la fórmula de la Insulina Natural. Estos jugos podrían mezclarse en cantidades específicas con otros jugos de verduras (no frutas) como son las zanahorias, para mejorar el sabor final de la mezcla.

Es esencial que nuestra dieta tenga una tendencia vegetariana (a ser posible orgánica) y tomar estos productos vegetales en el estado más crudo posible o en su defecto cocinados ligeramente al vapor. Podríamos incluir también algunas carnes en nuestra dieta, así como huevo y pescado, siempre a ser posible de proveniencia orgánica y en el caso del pescado que fuera salvaje, no de piscifactoría, intercalando estas carnes y pescados a lo largo de la semana. Pero recordar que debe predominar lo vegetariano y lo más crudo posible, poco cocinado al vapor y no hacer abusos de proteína animal.

También debemos de incrementar la ingesta en nuestra dieta de grasas saludables; Aguacates, Aceite de Oliva Virgen Extra, Coco y Aceite de Coco virgen, Aceite de Lino (prensado en frio), Aceite de Cáñamo, Semillas Chía, Frutos secos como almendras, nueces, etc… evitar los cacahuetes y frutos secos fritos/salados/tostados. Estas grasas saludables nos proporcionaran una energía muchísimo más estable y duradera que las que nos proporcionan los carbohidratos. La energía del carbohidrato es rápida, poco eficiente y finalmente dañina.

3)    No tomar leche. Ciertas proteínas en la leche crean algunos desorden en las células Beta del Páncreas que secretan insulina.

4)    Evitar Cafeína, pues es una sustancia que interfiere con los niveles normales de azúcar en sangre, magnifica los efectos de las hormonas glucagón y adrenalina, y finalmente se libera más azúcar en el torrente sanguíneo desde el hígado.

5)     Evitar el Flúor. Es conocido que el flúor, incluso en cantidades muy pequeñas de 4 partes por millón, interfiere con el funcionamiento normal de nuestros riñones, en especial las personas diabéticas parecen tener ciertas dificultades a la hora de excretar el Flúor. Este no va a interferir en la estabilidad de insulina pero los diabéticos deberían de prestar atención a este elemento.

 

   SUPLEMENTOS QUE NOS AYUDARAN A ESTABILIZAR LA INSULINA

1)    ***Complejo Vitamínico B. Está demostrado que un diabético requiere significantemente menos insulina cuando se suplementa con un potente complejo vitamínico B.

2)    ***Niacina (Vitamina B3) Dentro del complejo vitamínico B debemos de incrementar la cantidad de Niacina (ácido nicotínico. No tomar otras formas). Esta vitamina incrementa la tolerancia a los carbohidratos. Personas con deficiencias de este nutriente suelen presentar hipersensibilidad a la insulina.

3)    ***Vitamina C ¿Qué Conexión existe entre la vitamina C y el control del metabolismo del azúcar? Hay suficientes estudios que indican que los niveles de azúcar en sangre pueden reducirse significativamente con ascorbato intravenoso, pero un estudio específico indica que la ingesta oral de 1 gramo de ácido ascórbico puede reducir en 2 unidades  la insulina requerida por nuestro organismo. Cuando se incrementa la cantidad de Vitamina C y se acompaña de Magnesio, aún se mejoran más los datos anteriores. Como extra de las mejoras descritas, estos nutrientes reducirán la fragilidad capilar, bajaran el colesterol, el nivel de triglicéridos y la presión sanguínea.

4)    ***Cromo. El Cromo es un componente esencial en el factor de tolerancia de Glucosa FTG, ayuda a la insulina a funcionar mejor y crea un efecto puente con las membranas celulares. Además el Cromo mejora la tolerancia de glucosa tanto en adultos como en niños. Se puede obtener el Cromo de forma natural tomando Levadura Nutricional (también generosa en Vitaminas grupo B) y tiene un sabor agradable a queso que se podría utilizar en diferentes platos.

Otra forma de tomar Cromo también es a través de ciruelas, setas, cereales enteros y alimentos fermentados.

Para asegurarnos de una ingesta de Cromo suficiente deberíamos de hacerlo en forma de suplementación sobre todo si tenemos Hipoglucemia.

5)    Existen otros elementos que podrían estabilizar la insulina, entre ellos destaco:

-El Extracto de Té Verde (www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23803878), 

-Extracto de Jengibre (www.medicaldaily.com/ginger-extract-help-cells-absorb-glucose-diabetics-241763)  

-y la Canela (www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18234131).

Siguiendo los consejos anteriormente descritos y tomando suplementos en dosis Ortomoleculares lograremos mantener a raya nuestro problema de insulina.

Jesús Montoro.  

*** Para que los suplementos sean efectivos hay que tomarlos en dosis Ortomoleculares y hacer un estudio previo de la persona ya que las cantidades varían según el estado fisiológico de la persona y en particular su edad, la composición de su dieta, el grado de actividad, el comportamiento de la persona (fumadores, uso de alcohol, etc), medicinas que esté tomando en la actualidad. Si quieres que mi compañero Jesús estudie tu caso, ponte en contacto con nosotros.​

info@deporteysaludfisica.com

Se adjuntan recursos de investigaciones sobre los datos anteriores descritos.

Balch JF and Balch PA. Prescription for Nutritional Healing. Garden City Park, NY: Avery Publishing, 1990.

Barnard RJ, et al. Response of non-insulin-dependent diabetic patients to an intensive program of diet and exercise. Diabetes Care 5 (1982): 370–74.

Bennett PH, et al. 1979. The role of obesity in the development of diabetes of the Pima Indians. In J. Vague and P.H. Vague, eds. Diabetes and Obesity. Excerpta Médica, Amsterdam.

Brighthope I. The Vitamin Cure for Diabetes. Laguna Beach, CA: Basic Health Publications, 2012.

Bruckert E, et al. Increased serum levels of Lipoprotein(a) in diabetes mellitus and their reduction with glycemic control. JAMA 263 (1990): 35–36.

Cheraskin E. Vitamin C: Who Needs It? New York: Arlington Press, 1993.

Cheraskin E, et al. Effect of caffeine versus placebo supplementation on blood glucose concentration. Lancet 1 (June 1967): 1299–1300.

Cheraskin E and Ringsdorf WM. Blood glucose levels after caffeine. Lancet 2 (September 1968): 21.

Classen JB. Childhood immunization and diabetes mellitus. New Zealand Medical Journal 195 (May 1996).

Corica F, et al. Effects of oral magnesium supplementation on plasma lipid concentrations in patients with noninsulindependent diabetes mellitus. Magnes. Res. 7 (1994): 43–46.

Coulter H. “Childhood Vaccinations and Juvenile-Onset (Type-1) Diabetes.” Testimony before the Congress of the United States, House of Representatives, Committee on Appropriations, Subcommittee on Labor, Health and Human Services, Education, and Related Agencies, April 16, 1997.

Cunningham JJ, Mearkle PL, and Brown RG. Vitamin C: an aldose reductase inhibitor that normalizes erythrocyte sorbitol in insulin-dependent diabetes mellitus. J Am Coll Nutr 13 (August 1994): 344–45.

Dental fluorosis associated with hereditary diabetes insipidus. Oral Surgery 40 (1975): 736–41.

Dice JF and Daniel CW. The hypoglycemic effect of ascorbic acid in a juvenile-onset diabetic. International Research Communications System 1 (1973): 41.

Eriksson J and Kohvakka A. Magnesium and ascorbic acid supplementation in diabetes mellitus. Annals of Nutrition and Metabolism 39 (July/Aug 1995): 217–23.

Garrison RH and Somer E. The Nutrition Desk Reference. New Canaan, CT: Keats, 1990 216–22.

Hoffer A. Vitamin B-3 (Niacin) Update; New Roles For a Key Nutrient in Diabetes, Cancer, Heart Disease and Other Major Health Problems. New Canaan, CT: Keats, 1990.

Hoffer A and Walker M. Orthomolecular Nutrition. New Canaan, CT: Keats, 1978, 14, 21–26, and 100–101.

Junco LI, et al. “Renal Failure and Fluorosis,” Fluorine and Dental Health. JAMA 222 (1972): 783–85.

Kapeghian JC, et al. The effects of glucose on ascorbic acid uptake in heart, endothelial cells: Possible pathogenesis of diabetic angiopathies. Life Sci 34 (1984):577.

Mather HM, et al. Hypomagnesemia in diabetes. Clinical and Chemical Acta 95 (1979): 235–42.

McNair P, et al. Hypomagnesemia, a risk factor in diabetic retinopathy. Diabetes 27 (1978): 1075–77.

Pfleger R and Scholl F. Diabetes und vitamin C. Wiener Archiv für Innere Medizin 31(1937): 219–30.

Salonen JT, et al. Increased risk of non-insulin dependent diabetes mellitus at low plasma vitamin E concentrations: a four year follow-up study in men. BMJ 311 (October 1995): 1124–27.

Setyaadmadja ATSH, Cheraskin E, and Ringsdorf WM. Ascorbic acid and carbohydrate metabolism: II. Effect of supervised sucrose drinks upon two-hour postprandial blood glucose in terms of vitamin C state. Lancet 87 (January 1967): 18–21.

Sinclair AJ, et al. Low plasma ascorbate levels in patients with type 2 diabetes mellitus consuming adequate dietary vitamin C. Diabet Med 11 (November 1994): 893–98.

Snowdon DA and Phillips RL. Does a vegetarian diet reduce the occurrence of diabetes? Am. J. Public Health 75 (1985): 507–12.

Som S, et al. Ascorbic acid metabolism in diabetes mellitus. Metabolism 30 (1981): 572–77.

Stone I. The Healing Factor: Vitamin C Against Disease. New York: Grosset & Dunlap, 1972, 146–51.

Timimi FK, et al. Vitamin C improves endothelium-dependent vasodilation in patients with insulin-dependent diabetes mellitus. J Am Coll Cardiol 31 (March 1998): 552–57.

Toxicological Profile for Fluorides, Hydrogen Fluoride, and Fluorine (F). Agency for Toxic Substances and Disease Registry, U.S. Dept. of Health and Human Services, April 1993, 112.

Werbach M. Nutritional Influences on Illness. New Canaan, CT: Keats Publishing, 1988.

Werbach M. Textbook of Nutritional Medicine. With Jeffrey Moss. Tarzana, CA: Third Line Press, 1999.

Williams SR. Nutrition and Diet Therapy, 6th edition, chapter 19. St. Louis, MO: Mosby, 1989.

Share on Facebook38Tweet about this on Twitter0Share on Google+7Pin on Pinterest1Share on LinkedIn1

Pedro García

Comencé a realizar deporte en 1985 en el colegio. Futbol, Baloncesto y Balonmano y Voleibol los practicaba asiduamente. En 1988 mis padres me regalaron una bicicleta y comecé una apasionante andadura que me llevó a representar a España en distintas paralimpiadas (Barcelona 92 y Atlanta 96) campeonatos del mundo, campeonatos de europa y distintos eventos dentro del grupo de tandems de la ONCE. Mi función era piloto de tandem. También corría a título indidual en distintas pruebas a nivel nacional. Con el paso del tiempo me ha gustado y apasionado el deporte y lo relacionado con el aumento de forma y rendimiento, llegando a un profundo conocimiento de los electroestimuladores y la nutrición aplicada a aumentar el rendimiento, la fuerza y la resistencia. Y para compartir mis conocimientos, decidí crear este blog. Espero que os guste y sobre todo que os ayude.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *