Los créditos que pides a tu cuerpo, tienes que devolverlos

qué precio tiene tu tiempo y tu salud fisica

Si tú vas al banco a pedir un crédito, sabes que ese dinero tienes que devolverlo.

¿Sabías que tu cuerpo funciona igual que un banco?

Te explico.

Cuando tú practicas una vida saludable con buenos hábitos:

  • Te alimentas correctamente.
  • Evitas los alimentos procesados.
  • No abusas de los azúcares ni del alcohol.
  • Te vas a dormir temprano para al menos tener 7 horas de sueño…

Esos hábitos te hacen tener una “buena reputación” ante tu cuerpo. Tú cuidas a tu cuerpo, entonces tu cuerpo cuida de ti.

Y si además

  • Realizas ejercicio físico.
  • Entrenas frecuentemente.
  • Tomas tus descansos entre entrenamientos duros.
  • Realizas series aeróbicas y anaeróbicas para mejorar tu rendimiento…

Entonces estás creando “ahorros” en tu cuerpo.

¿Para qué sirven los ahorros y la reputación en tu cuerpo?

 Los ahorros y la buena reputación sirven para que el banco confíe en ti cuando tengas que pedirle un crédito.

Si el  director de tu banco sabe que no eres una persona con buena reputación porque…

  • devuelves los recibos cuando llegan
  • no atiendes a las facturas en su momento
  • vas a pagar siempre con retraso y no estás al día
  • la hipoteca la llevas con dos meses de demora…

es muy difícil que el día que necesites dinero para salir de un apuro, te de un préstamo.

Y si además no tienes nada ahorrado, pues creo que  ya sabes cuál va a ser la respuesta si vas a pedir un crédito… Olvídate de pedirle nada.

Lo mismo sucede con el banco del cuerpo

Si un día estás haciendo ejercicio y tienes que realizar un gran esfuerzo (esto sería pedir un préstamo a tu cuerpo) si has ido ahorrando durante un tiempo y tienes dinero en el banco (si has realizado bien las series, los entrenamientos, las recuperaciones) el banco podrá darte un préstamo que va a depender de cómo sea tu reputación (de cómo estés cuidando tu alimentación, tus horas de sueño, la calidad de tus alimentos)

descansa del entrenamiento

Un ejemplo práctico de cómo funciona el banco de tu cuerpo

El domingo sales en bici con el grupo.

Una ruta de 80 kilómetros con 1.000 metros de desnivel.

Paco entrena martes y jueves más los fines de semana, una media por entrenamiento de 60 kilómetros. Tiene una alimentación sana, evita las bebidas azucaradas y solo toma hamburguesa y cervezas los fines de semana.

Juan solo sale a entrenar el fin de semana. Cada día que sale hace una media de 60 kilómetros. Entre semana no tiene tiempo. Normalmente el viernes y sábado por la noche sale a cenar con los amigos y después se va de copas. No se va a dormir muy tarde, pero le dan las 2.00 de la mañana y al día siguiente sale a las 9.00 por lo que tiene que levantarse a las 8.15. Duerme poco, come mal y está bastante estresado.

El domingo, que tienen una ruta de 80 kilómetros y hay 1.000 metros de desnivel, será la ruta más larga y más dura que han realizado en todo el año Paco y Juan.

Ninguno de los dos ha hecho todavía tantos kilómetros. El máximo que han realizado ha sido de 60 Km en ambos casos.

¿A cuál de los dos piensas que su banco (su cuerpo) le va a dar más crédito ante el esfuerzo que se les presenta?

Está claro, verdad… Paco tendrá más posibilidades de recibir un crédito más generoso que Juan.

Su cuerpo podrá prestarle más fuerza, más energía, mayor recuperación, ante un esfuerzo por encima de sus posibilidades.

Pero recuerda que el cuerpo es un banco y todos los bancos tienen sus reglas

Los créditos hay que devolverlos, y con intereses

Efectivamente. Esta es la parte que muchos deportistas olvidan.

Si quieres que tu relación con el banco sea cordial y afectuosa, debes de responder a los pagos en su momento y no devolver ninguno.

¿Y cómo se devuelven los créditos deportivos al cuerpo?

El fin de semana que has estado por encima de tus posibilidades y tu cuerpo ha respondido bien, es porque tenías tus ahorros y además le pediste un crédito a tu cuerpo para aguantar más.

Una vez ha acabado el entrenamiento, o incluso durante la última parte del entrenamiento, debes de empezar a pagar ese crédito lo más rápido posible para que la próxima vez que vuelvas a pedir otro, tengas saldo.

Las maneras de devolver el crédito al cuerpo son:

  • Comiendo algo durante el entrenamiento para reponer la musculatura del esfuerzo (comida y bebida).
  • Al llegar a casa, elegir una comida recuperadora (una ensalada con arroz integral recupera más que una pizza con cocacola).
  • Aplicando un masaje en las piernas, bien con electroestimulador o bien con las manos.
  • Tratando de estar con las piernas en alto al menos 20 minutos después o durante el masaje de electroestimulación. (Esto facilita el retorno sanguíneo y la eliminación de toxinas en los músculos).
  • Antes de dormir, cenar algo ligero y saludable. Evitar las cenas pesadas
  • Dormir al menos 7 horas
  • Al día siguiente realizar un entrenamiento de recuperación activa. Nada de cargas ni series, ni seguir el ritmo de otros.
  • Si ha sido muy intenso el fin de semana, dar otro día más de descanso antes de volver con las series nuevamente. Lunes y martes de descanso activo. Miércoles comenzar con las series si el cuerpo está recuperado.

Así es como devuelves los créditos a tu cuerpo, con descanso, buena alimentación y recuperación

Sabiendo cuáles son los hábitos que te harán poner al día con el saldo y aumentar tus ahorros, estoy seguro que ya tienes claro lo que no hay que hacer a la hora de devolver a tu cuerpo un préstamo tras un esfuerzo…

  • Tomar comida basura tras un entrenamiento (exceso de azúcar, de harinas refinadas y de grasas de mala calidad).
  • Abusar del alcohol.
  • Tener alto nivel de estrés.
  • Dormir pocas horas.
  • Entrenar muy de tarde en tarde.
  • Entrenar muy duro antes de tener el cuerpo totalmente recuperado…

 

Alimentos que dañan las articulaciones

Estas actitudes no devuelven los créditos pedidos en su momento al cuerpo.

¿Y qué ocurre cuando no devuelves los créditos a tu cuerpo?

Jejeje… Qué buena pregunta. Como dirían los que saben mucho de créditos y préstamos…
“Me alegro que me haga esa pregunta”

Tu cuerpo tiene el mejor sistema de cobro de deudas que hay en el universo.
Si tú le pides, él te da.
Si tú necesitas, él lo busca.
Si tú quieres, el puede.
Si tú quieres más, él lo saca de donde sea.

Pero… esto hay que devolverlo.

Y si no lo devuelves… tranquilo que se lo cobrará y con intereses elevados.

¿Cuáles son los intereses que cobra tu cuerpo?

Si tú no devuelves a tu cuerpo lo que está haciendo por ti, tu cuerpo lo cobrará por su cuenta y aplicará su tarifa especial.

  • Podrás enfermar hasta que tu cuerpo recupere (resfriado, anemia, agotamiento).
  • Tendrás contracturas que te impedirán realizar ejercicio físico.
  • Una tendinitis o una rotura muscular no te permitirá seguir entrenando.
  • Una bursitis te tendrá parado por un tiempo.

Cuando algo de esto te ocurra, para un poco y escucha a tu cuerpo.

Seguramente hayas estado abusando de el y no le has pagado lo que le pertenece. Tu cuerpo se está cobrando lo que es suyo, y con intereses

Si estás en esta situación y no sabes el motivo, para y haz un balance.

Seguramente llegues a la conclusión de que tienes cuentas pendientes con tu cuerpo.

Ponte al día, dale descanso y verás cómo te vuelven a salir las cuentas.

Sé Feliz
Pedro García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Necesitas un electroestimulador?

Te ayudaré a encontrar el mejor electroestimulador que se adapte a tus necesidades comprar un electroestimulador

Post Relacionados

También te recomendamos…

-25%
Valorado en 5.00 de 5
185,00  139,00 
Valorado en 5.00 de 5
399,00 

Accesorios

Globus Fast Band

Valorado en 4.94 de 5
60,00 
Valorado en 5.00 de 5
12,95 
Valorado en 4.88 de 5
299,00 

También te puede interesar

-67%
3,00  1,00 
Valorado en 5.00 de 5
12,95 
Valorado en 5.00 de 5
12,95 
-35%
Valorado en 5.00 de 5
19,80  12,90 
Valorado en 5.00 de 5
25,00 

Accesorios

Globus Fast Band

Valorado en 4.94 de 5
60,00 
-40%
Valorado en 5.00 de 5
10,00  6,00