Con este truco comerás menos pan y perderás peso

dejar pan perder peso

Comes mucho Pan, y lo sabes…

También sabes (o puede que no lo sepas aún) que el pan te hace coger peso. Esa cantidad de calorías extra te impide adelgazar.

¿Te gustaría adelgazar pero no sabes cómo comer menos pan?

Tienes claro que comes mucho pan y estás segur@ de que si comieras menos… bajarías de peso pero ¿no sabes cómo quitar el pan de tu día a día sin que te cree ansiedad…?

El pan en tus comidas es sagrado y no puedes vivir sin el.

¿Te gustaría comer menos pan pero no sabes cómo hacerlo?

Si tu respuestas es sí, entonces este artículo es para ti.

Te voy a enseñar un sencillo truco que te ayudará a ir dejando el pan poco a poco, sin ningún tipo de trauma.

Vas a ver que en poco tiempo, la cantidad de pan que tomas va a disminuir y tu peso va a bajar.

Comer tanto pan te hace engordar, y lo sabes

El pan es un alimento muy antiguo que ha dado de comer a una generación tras otra.

Es una importante fuente de hidratos de carbono que da energía para realizar las duras tareas cotidianas como ir al campo, bregar con los animales, recoger la cosecha…

Ah, que tú no haces nada de eso… y sigues comiendo mucho pan…

Vaya…

Seguramente te guste tanto el pan que sea casi imposible plantearte eso de dejar de comerlo verdad… está tan rico mojado en la salsa… en la mahonesa… en un bocata…

Qué rico..

El excesi de pan te hace coger peso

Ah, pero te sobran unos kilillos y por mucho ejercicio que haces o dieta que realizas, no bajas de peso.

Seguramente eso no sea por el pan, ¿no?

O quizás sí…

El pan te proporciona energía a través de sus hidratos de carbonos. Ya sabes que el hidrato de carbono es un combustible que si no lo quemas, acaba almacenado como grasa en tu barriguita.

Si comes mucho pan y tienes una vida sedentaria, cogerás peso porque esos hidratos de carbono extras que tomas se almacenan en tu cuerpo como grasa.

Y ojo que no digo que el pan esté prohibido en una dieta equilibrada. Lo que digo es que el exceso de pan te hace coger peso.

Hay que disfrutar de el, pero con moderación y sin que aporte calorías innecesarias a tu cuerpo.

Así dejas de comer pan poco a poco. Lo primero, elegir el mejor pan posible

Esto lo hemos visto en otro artículo ya publicado en esta web. Haz click en la imagen para ver el articulo completo.

Todo lo que se llama pan… ¿es pan?

El pan que te lleves a la boca debe de tener la mayor calidad posible que esté a tu alcance.

Si puede ser con masa madre, mejor.

Si puede ser con harinas integrales, mucho mejor que si solamente lleva salvado añadido.

Dos claves para comprar pan de calidad

Es clave elegir el mejor pan posible ya que si no lo haces, te puedes equivocar y ese error te hará engordar.

Debes de evitar el pan industrial por dos importantes motivos

Primero porque el pan industrial hecho con harinas muy refinadas, dentro del cuerpo se procesa como azúcar.

Al realizarse con harinas ultrarefinadas y productos industriales, tu cuerpo no va a notar diferencia entre un donuts y un trozo de pan.

Segundo porque con este tipo de pan tan refinado, cuanto más comes, más hambre tienes.

No es saciante.

Comes un bocadillo de pan industrial y a la media hora vuelves a tener hambre, entrando nuevamente más calorías en tu cuerpo.

Un pan de verdad es saciante.

Pueden pasar horas desde que lo comes en un bocadillo o acompañando la comida hasta que vuelves a tener hambre.

Por eso el primer punto es el más importante. Debes de elegir siempre el mejor pan, el de mayor calidad, el que esté hecho con los productos más naturales, siempre dentro de tus posibilidades.

qué pan comer cuando se esta a regimen en www.deporteysaludfisica.com

El segundo paso es medir el pan que comes

Ahora que has decidido comprar el mejor pan (dentro de tus posibilidades económicas) toca reducir la cantidad de pan que comes.

Y para saber cómo vas a reducir la cantidad de pan, es necesario conocer cuánto pan comes cada día.

Pero no a ojo, sino la cantidad exacta.

No es lo mismo decir “yo me puedo comer un pan y medio” que saber ciertamente que comes un pan y medio cada día.

Pues bien, hay que medir el pan que comes para saber cuál es el punto de partida.

Por lo tanto, tu pan es tuyo.

Si tú necesitas un pan y medio cada día, cómpralo y ponlo en un lugar donde no lo toque nadie.

Si el resto de la familia come medio pan, compra medio pan para ellos, pero tu pan que no lo toque nadie. Ese es tuyo.

Puede sonar a broma, pero este punto es muy importante.

Toma esa cantidad de pan durante tres semanas.

Que tu cuerpo y tu mente se hagan a la cantidad exacta de pan que tomas cada día.

Después de la tercera semana comienza el proceso de reducir el pan (sin dolor ni hambre)

Una vez que llevas tres semanas comiendo tu pan y medio cada día, comenzamos con el proceso que te llevará a conseguir reducir el pan que comes.

Coge un cuchillo y corta una tetilla de pan de unos dos dedos de ancho aproximadamente.

No pasa nada con esa tetilla, no te preocupes. Te quedan dos tetillas más y casi un pan y medio (menos dos dedos). Tu cuerpo no va a notar esos dos dedos de pan.

Cada mañana o cuando vayas a comer, durante una semana realiza ese proceso. Quita una tetilla o pico de pan de unos dos dedos de ancho y disfruta de tu pan en las comidas.

La semana siguiente repetimos el proceso.

Quitas los dos dedos de la tetilla pero esta semana le añades un tercer dedo más al corte.

La tetilla medirá tres dedos de ancho.

Y come tu pan de cada día.

La siguiente semana, el lunes le sumas otro dedo a esa tetilla. Ya medirá cuatro dedos el pedazo que cortes.

La clave está en administrar el pan

Semana a semana la cantidad de pan irá disminuyendo.

Las dos o tres primeras semanas no te das cuenta. Es a partir de la cuarta semana cuando ya comienzas a notar que te falta pan en las comidas.

Por eso desde la primera semana tienes que poner conciencia en este «tratamiento antipan»

Intenta cambiar tus hábitos a la hora de comer pan y trata de administrarlo.

Normalmente las personas que comen mucho pan lo parten en grandes pedazos.

Con esta nueva técnica, tendrás que comenzar a partir el pan a pellizcos.

Son pedazos más pequeños.

Al final sigues comiendo pan, pero menos cantidad.

que alimentos tomar para recuperar del ejercicio fisico en deporte y salud fisica. Fuente imagen www.sxc.hu

¿Y hasta dónde tengo que reducir el pan para bajar de peso?

La reducción de pan será hasta donde tú decidas.

La clave de este experimento es ayudarte a dejar de comer tanto pan.

Como te he comentado antes, si comes mucho de un alimento que tiene gran cantidad de hidratos de carbono y no lo quemas durante el día, acabarás cogiendo peso.

Si te gusta el pan, puedes seguir comiéndolo, claro que sí. Yo también disfruto con el pan. Está buenísimo. Pero la clave está en saber cuál es la cantidad correcta que no es perjudicial para tu salud. Y cuando digo perjudicial, no me refiero a que el pan sea malo para la salud. Me refiero a las consecuencias.

El exceso de pan aporta muchos hidratos de carbono que seguramente no quemes, y acaban almacenados como grasa.

Comer mucho pan te hará coger peso, y el exceso de peso… ya sabes, diabetes, un cuerpo menos ágil…

Pan sí, pero en cantidades moderadas.

Efecto que produce la reducción de pan en tu cuerpo

La primera semana no lo vas a notar mucho, ni la segunda tampoco, pero a partir de la tercera, haciendo exactamente lo mismo que cada día, el mismo ejercicio, el mismo trabajo, las mismas horas de sueño… vas a notar que la barriga comienza a reducirse. Empieza a bajar.

Te empiezas a deshinchar, a desinflar.

El vientre se va poniendo más plano y esto… motiva una barbaridad.

Cuando ves que tu cuerpo responde, te vienes arriba.

¿Y sabes qué es lo mejor de todo?

Que no has pasado ni hambre ni necesidad de pan, porque ha sido progresivo.

Si tu cuerpo en la tercera semana reacciona así de bien con la reducción de pan… ¿te imaginas cómo lo hará si continúas un poco más y si mantienes ese hábito en el tiempo?

Si como menos pan ¿me quedo con hambre?

Esto, ni te lo plantees porque no es así.

No es lo mismo nutrirse correctamente que llenar el estómago.

Si dejas de comer pan, efectivamente el cuerpo va a buscar esas calorías que echa de menos en otros alimentos como un poquito más de lentejas, o de arroz con atún, o de pescado, o de carne, o de ensalada, o una fruta más…

Comerás más de otros alimentos pero no te preocupes porque no cogerás peso.

Esos alimentos siempre que no sean procesados, no te harán coger peso y te darán energía.

Pero recuerda que los alimentos que comas deben de ser lo más naturales posibles.

Nada de fritos, ni de refinados o ultrarefinados, ni de dulces.

Lo más parecido posible a como están en la naturaleza. Cuantos menos procesos lleven, mucho mejor.

Estoy seguro de que si aplicas este consejo, conseguirás bajar de peso y no echarás de menos el pan. Garantizado.

¿Te animas a intentar comer un poquito menos de pan?

Sé Feliz

Pedro García

¿Necesitas un electroestimulador?

Te ayudaré a encontrar el mejor electroestimulador que se adapte a tus necesidades comprar un electroestimulador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados

También te puede interesar

-67%
3,00  1,00 
12,95 
12,95 
-45%
19,80  10,90 
-19%
399,00  325,00 
25,00 
60,00 
-40%
10,00  6,00 
Abrir chat
1
¡¡¡Hola!!!
¿Estás buscando algún producto y no tienes claro cuál es el que necesitas?

¿Quieres que te ayude?