Germina las semillas y potencia X10 sus beneficios

Desde que estoy en el mundo de deporte, me ha gustado siempre comer sano. Sin obsesionarme por supuesto, pero si puedo elegir entre una manzana ecológica o una manzana que ha estado en cámara… prefiero la ecológica.

Hace poco tiempo descubrí los poderes mágicos de los productos germinados.

Sí sí, mágicos. Si eres capaz de hacer germinar algo tan sencillo como una pipa de girasol… lo que tomas ya no es una simple pipa, es un superalimento.

Te cuento cómo y por qué.

Un germinado de semilla es un alimento vivo. El germen al estar en contacto con la humedad y tener el calorcito que necesita, ha brotado. Ya no es una semilla con la información genética encapsulada en el germen. Ahora es un alimento que está vivo, que ha multiplicado sus enzimas. Sus aminoácidos están a tope para que la nueva planta crezca. Las vitaminas han aumentado en número para dar alimento a la nueva criatura… todo en la nueva planta se está multiplicado para que tenga éxito la nueva vida que comienza.

Pues bien, si tú incorporas estos alimentos germinados tu dieta… ¿Qué crees que te puede ocurrir con todos los aminoácidos, vitaminas y enzimas que tienen?

Correcto, que tú también vas a recibir esos beneficios.

¿Cuáles son los beneficios de comer germinados?

Los germinados tienen multitud de beneficios para tu cuerpo:

  • Te ayudan a regular tu intestino, aliviando el estreñimiento.
  • Ricos en vitamina C. Son un potente antioxidante.
  • Tienen multiplicadas sus vitaminas; Vitamina B1, B2, B3, E, K…
  • Y también están al máximo sus minerales; Calcio, Hiero, Potasio…
  • Son una importante fuente de clorofila, que mejora tus defensas y purifica la sangre.
  • Fortalecen el sistema inmune.
  • Ayudan a desintoxicar tu cuerpo.
  • Son una fuente de proteína de calidad. Hasta casi el 50% en según qué germinados.
  • La flora intestinal se beneficia porque se regenera.
  • El colesterol malo se regula y el bueno lo sube.
  • Ayudan con la regeneración de todas tus células.
  • Incluso son beneficiosas para regular el peso.

Y lo mejor de todo… son gratis. No te costará nada más que las semillas y lo puedes hacer en tu casa.

¿Qué tipo de semillas o legumbres puedes germinar?

Yo voy a lo sencillo. Utilizo pipas de girasol y lentejas. Una vez están germinadas, las guardo en un tarro y a la nevera. Cuando las necesito para ensaladas, para acompañar un yogur o para complementar una tortilla, las cojo de la nevera y echo un puñado. Es curioso cómo cambia por completo el sabor de la semilla germinada con respecto a cuando está sin germinar. Esto lo noto mucho en las pipas. Todos tenemos en nuestra mente el sabor de las pipas de girasol. Pues bien, cuando germinan, ya no sabe a pipa. Saben a verdura. Cambia por completo su sabor y su textura.

Te cuento qué semillas o legumbres puedes germinar en casa.

Alfalfa, soja, trigo, garbanzo, pipas de girasol, maíz, cebada, guisante, pipas de calabaza, sésamo, lentejas, centeno… eso sí, trata de que no sean de cultivos transgénicos. Si la compras en una tienda ecológica, que te garanticen su procedencia. Que sean semillas ecológicas.

Yo compro medio kilo de pipas de girasol crudas de cultivo ecológico. Las compro en el Corte Inglés, en la sección de ecológicos. Aunque algunas veces no se puede arrimar mucho a las secciones de ecológicos por los precios que hay, las pipas no tienen un costo elevado. El precio es de 1,45€ aproximadamente. No es un valor elevado para todo los beneficios que me aportan. También cojo las lentejas de las ecológicas para este fin. Elígelas tú también de las buenas, de la ecológicas y no tengas preocupación por la economía. Medio kilo de pipas o de lentejas duran muchísimo tiempo porque ten en cuenta que al germinar, cuadriplican su tamaño. Como si una bolsa de medio kilo se convirtiera en dos kilos. Así de mágico es. Aunque si alguna vez no tengo ecológicas, las cojo directamente de la bolsa de lentejas que compro en Mercadona o Carrefour.

Si te vas a animar a esto del germinado, ten presente estos consejos.

No todas la semillas sirven. Ni tomate, ni melón, ni sandía, ni pimientos, ni patatas, ni berenjenas… las llamadas solanáceas, ya que cuando germinan, éstas son tóxicas para el ser humano.

Estos germinados necesitan calor y humedad y en estas condiciones también pueden crecer bacterias. Para ello, siempre las manos muy limpias, al igual que los utensilios que utilices.

Lava muy bien y varias veces las semillas o legumbres a germinar para evitar cualquier riesgo de bacterias indeseadas.

Una vez hayan germinado y tengan el color y tamaño que buscas, rápidamente a la nevera. Al ser un alimento vivo, el frigorífico es el lugar donde se tienen que conservar.

Si pasado un tiempo no las has tomado y ves un cambio de color o de olor, tíralas. De esta manera evitamos cualquier tipo de riesgo alimentario.

Evita que sean semillas transgénicas o que vengan de cultivos industriales. Muchas veces tienen insecticidas o están tratadas genéticamente y ya que elegimos, vamos a procurar que sean de la máxima calidad. Trata de que sean ecológicas. Valen un poquito más, pero vale la pena ya que es un alimento que se estira bastante, es decir, una semilla, saca un brote grande y cunde bastante.

¿Y cómo se puede germinar una semilla?

Venga, que esto lo vamos a ver detalladamente en el siguiente artículo.

Nos vemos allí

Sé Feliz
Pedro García

Te ha sido útil esta información??? Compártela con tus amigos
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn

Pedro García

Comencé a realizar deporte en 1985 en el colegio. Futbol, Baloncesto y Balonmano y Voleibol los practicaba asiduamente. En 1988 mis padres me regalaron una bicicleta y comecé una apasionante andadura que me llevó a representar a España en distintas paralimpiadas (Barcelona 92 y Atlanta 96) campeonatos del mundo, campeonatos de europa y distintos eventos dentro del grupo de tandems de la ONCE. Mi función era piloto de tandem. También corría a título indidual en distintas pruebas a nivel nacional.
Con el paso del tiempo me ha gustado y apasionado el deporte y lo relacionado con el aumento de forma y rendimiento, llegando a un profundo conocimiento de los electroestimuladores y la nutrición aplicada a aumentar el rendimiento, la fuerza y la resistencia.
Y para compartir mis conocimientos, decidí crear este blog.
Espero que os guste y sobre todo que os ayude.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *