En los bares, la cerveza no la ponen con lechuga

Share on Facebook46Tweet about this on Twitter0Share on Google+5Pin on Pinterest1Share on LinkedIn1

Quiero perder peso pero no renuncio a mi cervecita de cada día. ¿Podré conseguir mi objetivo?

El otro día un cliente me planteaba esta cuestión:

“Llevo muchos años haciendo deporte a un nivel bueno. Me divierto y me lo paso bien, pero este año quiero dar un salto de calidad y a ver si soy capaz de llegar con el grupo de delante. Sé que tengo que perder peso porque tengo bastante barriga, así que me he puesto a dieta. Llevo un mes y apenas he perdido un kilo. No sé que puedo hacer más para quitar esta barriga. Desayuno bien, como cinco veces al día, no tomo dulces ni pasteles y he reducido los hidratos de carbono por la noche. Lo único que tomo es una cerveza o dos al día con los compañeros de trabajo, pero no estoy dispuesto a renunciar a esto jejeje. ¿Qué puedo estar haciendo mal? ¿Por qué no soy capaz de bajar peso?

Gracias por tu ayuda”

Bueno, a ver cómo tratamos este tema en España… el tema de la “cervecita” diaria. A un español medio que le guste la cerveza, cuando habla de “tomar una cervecita”, no suele ser 1. La media está entre 1 y 4. Y luego pasa otra cosa, que la cerveza en los bares no la ponen con lechuga, es decir, que no te ponen de aperitivo una ensalada con su huevo duro, con su tomatito, con su cebollita… te la ponen con morritos fritos de cerdo, con salchicha, con chorizito, y todo ello con patatas fritas y con un toque extra de sal, para que esté sabroso y a la vez invite a beber más. Bueno, bueno, bueno… está todo riquísimo jejeje. En este artículo vamos a centrarnos solamente en la cerveza. Otro día trataremos los aperitivos.

Una lata, un tercio o un tubo de cerveza tienen 150 calorías.

Si te tomas 2 cervezas cada día, son 300 calorías extras diariamente (sin contar las calorías que aportan los aperitivos)

Multiplicando una media de 2 cervezas al día por 7 días a la semana, nos salen 2.100 calorías extras a lo largo de una semana. Sabemos todos que el sábado y el domingo, incluso el viernes por la tarde, ya no son solamente 2 cervezas. Son muchas más, pero bueno, para no romper la media, vamos a quedar 2 cervezas cada día incluido el fin de semana.

2.100 calorías equivalen a la ingesta calórica de una persona media durante un día entero. Esto significa que a lo largo de una semana (7 días), esas dos cervecitas diarias te están dando como resultado que estás ingiriendo las calorías de 8 días. Mínimo te sobra un día de calorías.

No seré yo quien diga lo que cada uno tiene que hacer o dejar de hacer con las cervezas y con su cuerpo. Este artículo solamente es para que las personas que deciden perder peso pero no quieren renunciar a este placer de la cerveza diaria, tomen conciencia de cuál es el motivo de que su barriga no baje. No es otro que el exceso de calorías. Lo mismo podría pasar con aquellos que son adictos al chocolate o a los dulces. Si tomas más calorías de las que tu cuerpo necesita, al final de la semana tendrás un extra de calorías que si no son quemadas con ejercicio, se van a convertir en grasa.

¿Te das cuenta de cuántas calorías extras te aporta la cerveza?

¿Cuánto ejercicio extra tienes que realizar para quemar ese exceso de calorías?

¿Reconoces ya el motivo por el que no bajas de peso?

Como ves y he comentado en algún que otro artículo en este mismo blog,  https://www.deporteysaludfisica.com/que-comer-despues-de-hacer-deporte-para-mantener-la-linea/ nuestro cuerpo es una sumadora de calorías. Si tomas más de las que gastas, engordas. Si gastas más de las que consumes, pierdes peso.

Cada uno sabe lo que tiene que hacer o a lo que tiene que renunciar para conseguir perder peso, o mejorar la salud, o incluso ir mejor en su deporte favorito. Lo que está claro es que, como diría mi abuela, teta y sopa no caben en la boca.

Y tú, ¿qué opinas?

Sé Feliz

Pedro García

Share on Facebook46Tweet about this on Twitter0Share on Google+5Pin on Pinterest1Share on LinkedIn1

Pedro García

Comencé a realizar deporte en 1985 en el colegio. Futbol, Baloncesto y Balonmano y Voleibol los practicaba asiduamente. En 1988 mis padres me regalaron una bicicleta y comecé una apasionante andadura que me llevó a representar a España en distintas paralimpiadas (Barcelona 92 y Atlanta 96) campeonatos del mundo, campeonatos de europa y distintos eventos dentro del grupo de tandems de la ONCE. Mi función era piloto de tandem. También corría a título indidual en distintas pruebas a nivel nacional. Con el paso del tiempo me ha gustado y apasionado el deporte y lo relacionado con el aumento de forma y rendimiento, llegando a un profundo conocimiento de los electroestimuladores y la nutrición aplicada a aumentar el rendimiento, la fuerza y la resistencia. Y para compartir mis conocimientos, decidí crear este blog. Espero que os guste y sobre todo que os ayude.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *