Si tienes estos síntomas, deberías de limpiar tu hígado con estos alimentos y vitaminas

Alimentos y vitaminas para limpiar el higado (fuente imagen imgbin.com

El hígado es un gran depurador del organismo. Es quizás de los órganos más importantes de tu cuerpo.

Cierto que todos los órganos que hay dentro de tu cuerpo son importantes pero el hígado, con su casi 1.5 kg de peso y sus aproximadamente 15-20 cm de largo, realiza más de 500 funciones para que dentro de ti todo vaya bien.

¿Cuáles son las funciones más importante del hígado?

Como te he comentado, el hígado realiza más de 500 funciones pero los científicos comienzan a tener claro que todavía pueden haber muchas más sin descubrir.

Estas son algunas de las que se conocen:

  • Regula los niveles de sustancias química de la sangre
  • Interviene en la digestión de los alimentos
  • Toda la sangre con nutrientes que sale del estómago e intestino pasa por el hígado
  • Se encarga de secretar bilis para el proceso de la digestión
  • Crea y almacena el glucógeno a partir de la glucosa sobrante. El glucógeno lo utilizarás para obtener energía en el momento que lo precises
  • Almacena el hierro, mineral esencial para el correcto funcionamiento del organismo
  • Forma parte del sistema inmunológico que ayuda a que tu cuerpo no se enferme
  • Elimina y filtra todo tipo de toxinas, tanto las que produce el cuerpo como el amoniaco, como las provenientes del exterior como el alcohol, drogas, medicamentos…

El hígado es como una gran “centralita de control del cuerpo” desde la cual se liberan sustancias totalmente necesarias para la vida que a su vez participan en un número elevado de funciones bioquímicas.

Con todos los procesos en los que interviene, podemos deducir la enorme importancia que tiene para nuestra salud este órgano.

Si tenemos una mala función en el hígado es imposible sentirse bien y saludable ya que su correcto funcionamiento es absolutamente necesario para nuestra vida.

¿Cómo puedo detectar algún problema en mi hígado?

En este artículo te voy a contar cómo puedes detectar si tu hígado funciona correctamente o «necesita mejorar».

Para ello conocerás cuáles son los síntomas o marcadores sanguíneos en los que te debes de fijar para tener la certeza de que este órgano tan importante está en perfecto estado de salud y que no tiene ningún tipo de problema o desajuste.

Por supuesto esto es una guía que pretende solamente informar.

Si tienes cualquier tipo de duda acerca de tu salud y crees que sufres algún síntoma que pueda indicar que tu Hígado o función Hepática y Biliar no están regulados correctamente, siempre será tu médico el profesional más indicado para hacer todo tipo de consultas y revisiones.

higado inflamado como bajar inflamacion (fuente imagen imgbin.com

¿Qué es el hígado graso y cuáles son sus consecuencias?

Como este problema en el hígado es muy común, vamos a detenernos en el y a profundizar un poquito más, aunque por sí solo el hígado graso merece un artículo completo.

El hígado graso es un muy mal bastante común en nuestra sociedad moderna.

Cuando te diagnostican de hígado graso tienes una acumulación anormal de algunos tipos de grasas en el hígado.

Este mal produce cansancio, fatiga, pesadez y malestar.

Aunque en muchos casos no se le da importancia, si tienes el hígado graso no deberías de pasarlo por alto ya que puede provocar males mayores si no se corrige y se toman medidas.

¿Cuál es la causa del hígado graso?

Hay dos principales categorías cuando nos referimos al «hígado graso»:

  • El hígado graso producido por alcoholismo o consumo de alcohol excesivo
  • El hígado graso no alcohólico

En este artículo trataremos este último grupo, el hígado graso no alcohólico, y dejamos para otro artículo el que está provocado por exceso de alcohol.

La enfermedad del hígado graso no alcohólico se caracteriza por infiltración grasa en los hepatocitos (esteatosis hepática) en personas que habitualmente consume menos de 20 gr/día de etanol para las mujeres y 30 gr/día para los hombres.

El etanol es alcohol de uso alimentario

En algunas personas la esteatosis hepática (hígado graso) se acompaña de inflamación del hígado, en cuyo caso la afección se llama Esteatohepatitis no alcohólica y esta situación afecta a un porcentaje estimado de entre un 10-30% de la población.

Si tienes sobrepeso debes de tener cuidado ya que el hígado graso todavía es más agresivo en este grupo de población, llegando a padecerlo entre un 58 y un 74% de las personas obesas.

¿Que causa hígado graso?

Los factores de riesgo para desarrollar hígado graso incluyen :

  • Obesidad
  • diabetes tipo 2
  • hipertrigliceridemia (niveles altos de triglicéridos en sangre)
  • incluso algunas alergias alimentarias

La resistencia a la insulina, la disfunción mitocondrial y el estrés oxidativo parecen estar involucrados en la patogénesis del hígado graso y muchos investigadores han sugerido que el hígado graso es una característica del síndrome metabólico.

como evitar los atracones del fin de semana

¿Qué daño provoca el hígado graso a tu cuerpo?

El hígado graso hay que tomárselo en serio puesto que no es una enfermedad menor y el desconocimiento de padecerla puede llevar a aumentar la cantidad de problemas de salud.

La Esteatohepatitis (también conocida como EHNA o inflamación grasa del hígado que no es debida a hábito alcohólico) si no se le hace caso puede progresar a fibrosis hepática, cirrosis o carcinoma hepatocelular.

En contraste, la esteatosis hepática sin un componente inflamatorio generalmente no progresa a una enfermedad hepática más grave.

Sin embargo, la esteatosis hepática parece ser un factor de riesgo independiente para la enfermedad cardiovascular y se asocia con una mayor incidencia de mortalidad por todas las causas clínicas.

Además, el hígado graso puede aumentar la tasa de progresión de otras enfermedades hepáticas, como la «hepatitis C»

¿Cuáles son los síntomas de un hígado enfermo?

El hígado puede presentar diferentes síntomas que te alertan de que algo no va bien.

Entre ellos te puedes encontrar

  • Dolor entre los omóplatos
  • Molestias de estómago por comida con grasa
  • Heces brillantes o grasosas
  • Náuseas matutinas
  • Heces sueltas, pastosas o de color arcilla
  • Piel seca
  • Picazón en los pies o piel pelada en los pies
  • Dolor de cabeza sobre los ojos
  • Sabor amargo en la boca (sobre todo después de comer)
  • Tienes poca tolerancia al alcohol. Al tomar una copa te sientes mal
  • Problemas de alcoholismo
  • Antecedentes de hepatitis
  • Uso prolongado de ciertos medicamentos
  • Sensibilidad a químicos (perfumes, limpiadores, etc,)
  • Dolor en hipocondrio derecho (bajo las costillas)
  • Hemorroides y/o varices
  • Sensibilidad al aspartamo
  • Alergias diversas
  • Fatiga crónica o fibromialgia

Estos son algunos de los principales síntomas que avisan de que el hígado no está funcionando correctamente.

Si tu hígado tiene alguna malfunción, puede presentarse uno de ellos o varios conjuntamente.

La combinación de varios síntomas a la vez indican de que hay algo que debería mejorar.

¿Qué marcadores te alertan sobre el hígado en una análisis de sangre?

Una analítica también te dice muchas cosas acerca del estado del hígado.

Estos marcadores cuentan cosas sobre su salud:

  • Glucosa
  • Triglicéridos
  • Colesterol
  • LDL
  • Nitrógeno Ureico en sangre (BUN)
  • Proteínas totales
  • Globulinas
  • Albumina
  • Fosfatasa Alcalina
  • LDH (Lactato deshidrogenasa)
  • AST/SGOT
  • GPT/ALT
  • GGT
  • Bilirrubina
  • Hierro
  • Ferritina
  • Monocitos

Si tienes alguna duda acerca de estos marcadores o no sabes por qué te está diciendo algo relacionado con el hígado, déjame un comentario en este artículo y te contestaré encantado.

Al igual que los síntomas, un biomarcador alterado en la analítica te puede avisar de que hay algo que no va bien.

Varios biomarcadores alterados te cuentan muchas cosas más.

marcadores en analítica, qué significa cada uno

¿Qué alimentos son buenos para el hígado?

Al igual que el alcohol, las drogas o la mala alimentación hacen daño a tu hígado, hay alimentos que podrían favorecer una buena función hepática.

Cereales integrales: aportan hidratos de carbono complejos y vitaminas del grupo B, elementos necesarios para el buen funcionamiento del hígado.

Uno de los mejores Hidratos de carbono que puedes consumir para proteger tu hígado es el arroz integral orgánico de grano corto ya que contiene el nutriente que con mayor facilidad metabolizará un hígado enfermo.

En cantidades adecuadas sería un elemento esencial a consumir.

Destacan también las frutas y verduras. Aunque sean muy saludables, deberían de consumirse orgánicas para evitar todo tipo de pesticidas, tóxicos y contaminantes que pudieran tener.

Si no tienes acceso a este tipo de frutas, compra las que tengas a mano en tu tienda de barrio.

Para evitar estos tóxicos que pueden afectar a la función hepática, lavarlas bien con suficiente bicarbonato y agua.

También puedes usar un generador de ozono para eliminar todo contaminante.

Te dejo algunas referencias científicas acerca de esto.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4688301/

https://cen.acs.org/articles/95/web/2017/10/Bicarbonato-para-limpiar-los-pesticidas-de-las-manzanas.html

No sabes adelgazar o te falta voluntad. Fuente imagen sxc.hu

¿Qué frutas sirven para limpiar el hígado?

Las frutas son ricos en azúcares de fácil asimilación y están repletas de vitaminas y otros antioxidantes que favorecen el funcionamiento hepático y ayudan a evitar la retención de líquidos.

Manzanas: facilitan el vaciado de la bilis y la descongestión hepática. Tienen abundante fibra para garantizar una buena desintoxicación.

Manzana para el hígado

Ciruelas: evitan el estreñimiento y favorecen la eliminación de desechos orgánicos. Son bajas en sodio, proteínas y facilitan un buen funcionamiento hepático.

Cerezas: excelente y bonito alimento saludable cargado de antioxidantes y sustancias depurativas de la sangre, lo que facilita una buena función hepática.

Fresas: mejoran la circulación venosa del sistema hepático y contribuyen a reducir la ascitis (acumulación de líquido seroso en la cavidad peritoneal). Añadir que esta fruta aunque es muy saludable podría crear alergias en algunas personas. Es preferible comprarla orgánica. Si no está a tu alcance, llevar los procedimientos de lavado mencionados anteriormente (agua y bicarbonato).

Nísperos: contienen provitamina A, caroteno y abundantes minerales. Son descongestionantes y pueden reducir el tamaño del hígado cuando la hipertrofia sea debida a un cúmulo de sangre (hepatomegalia congestiva).

Uvas: aportan azúcares naturales, vitaminas y poderosos antioxidantes sobre todo la uva negra. Activan las funciones desintoxicantes hepáticas y estimulan la producción de bilis. Asimismo, facilitan el retorno de la sangre del aparato digestivo al hígado con lo que disminuye la hipertensión portal que suele producirse como consecuencia de la cirrosis.

comiendo poco no se pierde peso. Fuente imagen sxc.hu

¿Cuáles son las verduras más desintoxicantes para el hígado?

Siempre que sea posible se deben tomar crudas o cocinadas con poca sal.

Aportan potasio y otros minerales necesarios en caso de trastornos hepáticos.

Además son ricos en folatos, necesarios para el metabolismo hepático.

Alcachofas: por su contenido en cinarina y otras sustancias, potencian la función hepática, desintoxican y facilitan la eliminación de sustancias nocivas. Aumentan la secreción de bilis y mejoran su vaciamiento al intestino. Alivian el mal sabor de boca y las digestiones pesadas debidas a un funcionamiento hepático no demasiado correcto.

Cardo: contiene también cinarina que estimula la producción de bilis, descongestiona el hígado y facilita su buen funcionamiento.

Cebollas: gracias a su aceite esencial sulfurado estimulan la función desintoxicadora del hígado.

Rábanos: su esencia sulfurada de sabor picante estimula la función hepática y aumenta la producción de bilis, haciéndola más fluida y facilitando su vaciado

Achicoria, Escarola y Endivia: su sabor amargo contienen una sustancia que tienen un efecto colagogo (facilitan la expulsión de la bilis retenida en la vesícula biliar, y tienen acción purgante intestina) que facilita el vaciamiento de la vesícula biliar y favorecen la función hepática

Las sustancias amargas en general tienen un efecto colagogo que mejoran la función biliar y hepática, igual que las tinturas o extractos de goldenseal y berberina, plantas muy amargas que mejoran la función gastrointestinal y aumentan la producción de enzimas.

Berenjena: es un tónico digestivo que activa de forma suave la función de la vesícula, aunque esta entra dentro de las plantas solanáceas y debemos de consumirlas con moderación.

¿Cuáles son las grasas buenas que limpian el hígado?

Hay que diferenciar entre grasas malas que ensucian tu hígado (grasas trans hidrogenadas) y las grasas buenas que ayudan a reforzarlo (Lipidos y fosfolípidos)

Las grasas… son buenas o son malas

Entre las grasas buenas que tienes para reforzar tu hígado están;

Aceite de oliva: en cantidades moderadas favorece el buen funcionamiento hepático.

Lecitinas: contienen colina, un factor vitamínico más que es indispensable para el metabolismo hepático y para evitar que se deposite grasa en el hígado. Estas no deberían de faltar nunca en cualquier tratamiento hepático.

Suplementos para mejorar la salud del hígado

Al igual que las vitaminas son necesarias para mejorar el rendimiento muscular, también son necesarias para reforzar la función de un hígado debilitado o que no funciona al 100%.

Incluso necesarias para reforzar en personas sanas las más de 500 funciones que este órgano realiza dentro del cuerpo

Algunos de estos suplementos en dosis adecuadas y prescritas por un médico o nutricionista cualificado podrían ayudar si tuvieras algún desajuste hepático.

  • Aminoácidos esenciales
  • NAC
  • Cisteina
  • Carnitina
  • Taurina
  • Silimarina
  • Vitamina C
  • Quercetina y Bioflavonoides
  • Glicirricina
  • Vitamina K2
  • Vitaminas del Grupo B
  • Zinc
  • Selenio
  • Magnesio
  • SAMe
  • Vitamina D
  • Vitamina E
  • Ácidos grasos esenciales
  • Probióticos

Las vitaminas y minerales tienen una función esencial no solo en el hígado, sino en el funcionamiento de cualquier órgano de tu cuerpo ya que una carencia de ellas puede originar una mala función que cree una cadena que afecte no solo a ese órgano, sino a los demás (riñones, páncreas, pulmones, corazón, tiroides, suprarrenales…)

Cuida a tu hígado y el cuidará de ti

Espero que este artículo haya sido de tu interés y te ayude a saber más cosas interesantes acerca de este órgano tan importante que es esencial para la vida.

Si te gustó, no olvide compartirlo con tus amigos en redes sociales.

IMPORTANTE

Este artículo es meramente informativo y no tiene intención de diagnosticar ni curar a nadie.

Si tienes alguna duda acerca de tu salud, debes de acudir y consultar con un profesional de la salud cualificado.

Ellos siempre tendrán la última palabra.

Espero que te haya gustado y si quieres dejar algún comentario, encantado te responderé

Sé Feliz

Pedro García.

A continuación te dejo algunas de las Referencias clínicas utilizadas para este artículo.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5193089/
http://www.ijp-online.com/article.asp?issn=0253-7613;year=2006;volume=38;issue=3;spage=209;epage=210;aulast=Ramesh
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/1819459
https://www.healthline.com/health/liver-cholesterol
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK326742/
https://dm5migu4zj3pb.cloudfront.net/manuscripts/102000/102486/JCI51102486.pdf
https://www.google.com/search?q=total+protein+hepatic+function+panel&oq=total+protein+hepatic+&aqs=chrome.1.69i57j0l5.7150j0j4&sourceid=chrome&ie=UTF-8
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6302023/
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK459201/
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3440653/
https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1665268119304776
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5537782/
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6420105/
https://pdfs.semanticscholar.org/a20a/34c71efd27015b95c0b12808b2b14298630c.pdf

Muller MJ. Malnutrition in cirrhosis. J Hepatol 1995; 23(Suppl 1):31–35.
Hirsch S, de la Maza MP, Gattas V, et al. Nutritional support in alcoholic cirrhotic patients improves host defenses. J Am Coll Nutr 1999; 18:434–441.
Bianchi GP, Marchesini G, Fabbri A, et al. Vegetable versus animal protein diet in cirrhotic patients with chronic encephalopathy. A randomized cross-over comparison. J Intern Med 1993; 233:385–392.
Uribe M, Marquez MA, Ramos GG, et al. Treatment of chronic portal-systemic encephalopathy with vegetable and animal protein diets. A controlled crossover study. Dig Dis Sci 1982; 27:1109–1116.
Greenberger NJ, Carley J, Schenker S, et al. Effect of vegetable and animal protein diets in chronic hepatic encephalopathy. Am J Dig Dis 1977; 22:845–855.
Vallee BL, Wacker WEC, Bartholomay AF, Hoch FL. Zinc metabolism in hepatic dysfunction. N Engl J Med 1957; 257:1055–1065.
Keeling PWN, Jones RB, Hilton PJ, Thompson RPH. Reduced leucocyte zinc in liver disease. Gut 1980; 21:561–564.
Gur G, Bayraktar Y, Ozer D, et al. Determination of hepatic zinc content in chronic liver disease due to hepatitis B virus. Hepatogastroenterology 1998; 45:472–476.
Sengupta S, Wroblewski K, Aronsohn A, et al. Screening for zinc deficiency in patients with cirrhosis: when should we start? Dig Dis Sci 2015; 60:3130–3135.
Valberg LS, Flanagan PR, Ghent CN, Chamberlain MJ. Zinc absorption and leukocyte zinc in alcoholic and nonalcoholic cirrhosis. Dig Dis Sci 1985; 30:329–333.
Mills PR, Fell GS, Bessent RG, et al. A study of zinc metabolism in alcoholic cirrhosis. Clin Sci 1983; 64:527–535.
Ilchyshyn A, Mendelsohn S. Zinc deficiency due to alcoholic cirrhosis mimicking acrodermatitis enteropathica. Br Med J 1982; 284:1676.
Weismann K, Hoyer H, Christensen E. Acquired zinc deficiency in alcoholic liver cirrhosis: report of two cases. Acta Derm Venereol 1980; 60:447–449.
Anonymous. Cirrhosis, abnormal dark adaptation and vitamin A. Nutr Rev 1979; 37:73–75.
Prasad AS, Oberleas D. Zinc: human nutrition and metabolic effects. Ann Intern Med 1970;73:631–636.
Burch RE, Sackin DA, Ursick JA, et al. Decreased taste and smell acuity in cirrhosis. Arch Intern Med 1978;138:743–746.
Riggio O, Merli M, Capocaccia L, et al. Zinc supplementation reduces blood ammonia and increases liver ornithine transcarbamylase activity in experimental cirrhosis. Hepatology 1992;16:785–789.
Katayama K, Saito M, Kawaguchi T, et al. Effect of zinc on liver cirrhosis with hyperammonemia: a preliminary randomized, placebo-controlled double-blind trial. Nutrition 2014;30:1409–1414.
Takuma Y, Nouso K, Makino Y, et al. Clinical trial: oral zinc in hepatic encephalopathy. Aliment Pharmacol Ther 2010;32:1080–1090.
Chavez-Tapia NC, Cesar-Arce A, Barrientos-Gutierrez T, et al. A systematic review and meta-analysis of the use of oral zinc in the treatment of hepatic encephalopathy. Nutr J 2013;12:74
Reding P, Duchateau J, Bataille C. Oral zinc supplementation improves hepatic encephalopathy. Results of a randomised controlled trial. Lancet 1984;2:493–495.
Marchesini G, Fabbri A, Bianchi G, et al. Zinc supplementation and amino acid-nitrogen metabolism in patients with advanced cirrhosis. Hepatology 1996;23:1084–1092.
Riggio O, Ariosto F, Merli M, et al. Short-term oral zinc supplementation does not improve chronic hepatic encephalopathy. Dig Dis Sci 1991;36:1204–1208.
Bianchi GP, Marchesini G, Brizi M, et al. Nutritional effects of oral zinc supplementation in cirrhosis. Nutr Res 2000;20:1079–1089.
Weismann K, Christensen E, Dreyer V. Zinc supplementation in alcoholic cirrhosis. Acta Med Scand 1979;205:361–366.
Kugelmas M. Preliminary observation: oral zinc sulfate replacement is effective in treating muscle cramps in cirrhotic patients. J Am Coll Nutr 2000;19:13–15.
Cohen L. Magnesium and liver cirrhosis: a hypothesis. Magnesium 1985;4:1–4.Cohen L, Kitzes R. Magnesium-responsive incomplete distal renal tubular acidosis in patients with liver cirrhosis. Magnesium 1986;5:39–42.
Maddrey WC. Branched chain amino acid therapy in liver disease. J Am Coll Nutr 1985;4:639–650.
Muto Y, Sato S, Watanabe A, et al. Effects of oral branched-chain amino acid granules on event-free survival in patients with liver cirrhosis. Clin Gastroenterol Hepatol 2005;3:705–713.
Marchesini G, Bianchi G, Merli M, et al. Nutritional supplementation with branched-chain amino acids in advanced cirrhosis: a double-blind, randomized trial. Gastroenterology 2003;124:1792–1801.
Yoshida T, Muto Y, Moriwaki H, Yamato M. Effect of long-term oral supplementation with branched-chain amino acid granules on the prognosis of liver cirrhosis. Gastroenterol Jpn 1989;24:692–698.
Habu D, Nishiguchi S, Nakatani S, et al. Effect of oral supplementation with branched-chain amino acid granules on serum albumin level in the early stage of cirrhosis: a randomized pilot trial. Hepatol Res 2003;25:312–318.
Gluud LL, Dam G, Borre M, et al. Oral branched-chain amino acids have a beneficial effect on manifestations of hepatic encephalopathy in a systematic review with meta-analyses of randomized controlled trials. J Nutr 2013;143:1263–1268.
Eriksson LS, Persson A, Wahren J. Branched-chain amino acids in the treatment of chronic hepatic encephalopathy. Gut 1982;23:801–806.
Horst D, Grace ND, Conn HO, et al. Comparison of dietary protein with an oral, branched chain-enriched amino acid supplement in chronic portal-systemic encephalopathy: a randomized controlled trial. Hepatology 1984;4:279–287.
Cerra FB, McMillen M, Angelico R, et al. Cirrhosis, encephalopathy, and improved results with metabolic support. Surgery 1983;94:612–619.
Rossi-Fanelli F, Riggio O, Cangiano C, et al. Branched-chain amino acids vs lactulose in the treatment of hepatic coma: a controlled study. Dig Dis Sci 1982;27:929–935.
Garlick P. The nature of human hazards associated with excessive intake of amino acids. J Nutr 2004;134:1633S–1639S.
Gupta N, Kumar A, Sharma P, et al. Effects of the adjunctive probiotic VSL#3 on portal haemodynamics in patients with cirrhosis and large varices: a randomized trial. Liver Int 2013;33:1148–1157.
Jayakumar S, Carbonneau M, Hotte N, et al. VSL#3 probiotic therapy does not reduce portal pressures in patients with decompensated cirrhosis. Liver Int 2013;33:1470–1477.
Muting D, Eschrich W, Mayer JP. The effect of bacterium bifidum on intestinal bacterial flora and toxic protein metabolites in chronic liver disease. Am J Proctol 1968;19:336–342.
Malaguarnera M, Gargante MP, Malaguarnera G, et al. Bifidobacterium combined with fructo-oligosaccharide versus lactulose in the treatment of patients with hepatic encephalopathy. Eur J Gastroenterol Hepatol 2010;22:199–206.
Lunia MK, Sharma BC, Sharma P, et al. Probiotics prevent hepatic encephalopathy in patients with cirrhosis: a randomized controlled trial. Clin Gastroenterol Hepatol 2014;12:1003–1008.e1. (Note: The dosage was taken from the text, not the abstract.)
Dhiman RK, Rana B, Agrawal S, et al. Probiotic VSL#3 reduces liver disease severity and hospitalization in patients with cirrhosis: a randomized, controlled trial. Gastroenterology 2014;147:1327–1337.e3.
Loguercio C, Blanco CDV, Coltorti M. Enterococcus lactic acid bacteria strain SF68 and lactulose in hepatic encephalopathy: a controlled study. J Int Med Res 1987;15:335–343.
Bajaj JS, Saeian K, Christensen KM, et al. Probiotic yogurt for the treatment of minimal hepatic encephalopathy. Am J Gastroenterol 2008;103:1707–1715.
Sharma P, Sharma BC, Puri V, Sarin SK. An open-label randomized controlled trial of lactulose and probiotics in the treatment of minimal hepatic encephalopathy. Eur J Gastroenterol Hepatol 2008;20:506–511.
Besselink MGH, van Santvoort HC, Buskens E, et al. Probiotic prophylaxis in predicted severe acute pancreatitis: a randomised, double-blind, placebo-controlled trial. Lancet 2008;371:651–659.
Rudman D, Sewell CW, Ansley JD. Deficiency of carnitine in cachectic cirrhotic patients. J Clin Invest 1977;60:716–723.
Fuller RK, Hoppel CL. Elevated plasma carnitine in hepatic cirrhosis. Hepatology 1983;3:554–558.
Krahenbuhl S, Reichen J. Carnitine metabolism in patients with chronic liver disease. Hepatology 1997;25:148–153.
Malaguarnera M, Pistone G, Astuto M, et al. L-Carnitine in the treatment of mild or moderate hepatic encephalopathy. Dig Dis 2003;21:271–275.
Cecere A, Ciaramella F, Tancredi L, et al. Efficacy of L-carnitine in reducing hyperammonaemia and improving neuropsychological test performance in patients with hepatic cirrhosis. Results of a randomised trial. Clin Drug Investig 2002;22(Suppl 1):7–14.
Nakanishi H, Kurosaki M, Tsuchiya K, et al. L-Carnitine reduces muscle cramps in patients with cirrhosis. Clin Gastroenterol Hepatol 2015;13:1540–1543.
Malaguarnera M, Gargante MP, Cristaldi E, et al. Acetyl-L-carnitine treatment in minimal hepatic encephalopathy. Dig Dis Sci 2008;53:3018–3025.
Malaguarnera M, Vacante M, Giordano M, et al. Oral acetyl-L-carnitine therapy reduces fatigue in overt hepatic encephalopathy: a randomized, double-blind, placebo-controlled study. Am J Clin Nutr 2011;93:799–808.
Malaguarnera M, Vacante M, Motta M, et al. Acetyl-L-carnitine improves cognitive functions in severe hepatic encephalopathy: a randomized and controlled clinical trial. Metab Brain Dis 2011;26:281–289.
Malaguarnera M, Bella R, Vacante M, et al. Acetyl-L-carnitine reduces depression and improves quality of life in patients with minimal hepatic encephalopathy. Scand J Gastroenterol 2011;46:750–759.
Shiomi S, Nishiguchi S, Kubo S, et al. Vitamin K2 (menatetrenone) for bone loss in patients with cirrhosis of the liver. Am J Gastroenterol 2002;97:978–981.
Arteh J, Narra S, Nair S. Prevalence of vitamin D deficiency in chronic liver disease. Dig Dis Sci 2010;55:2624–2628.
Lai JC, Bikle DD, Lizaola B, et al. Total 25(OH) vitamin D, free 25(OH) vitamin D and markers of bone turnover in cirrhotics with and without synthetic dysfunction. Liver Int 2015;35:2294–2300.
Mato JM, Camara J, Fernandez de Paz J, et al. S-Adenosylmethionine in alcoholic liver cirrhosis: a randomized, placebo-controlled, double-blind, multicenter clinical trial. J Hepatol 1999;30:1081–1089.
Chawla RK, Berry CJ, Kutner MH, Rudman D. Plasma concentrations of transsulfuration pathway products during nasoenteral and intravenous hyperalimentation of malnourished patients. Am J Clin Nutr 1985;42:577–584.
Yamamoto S. Oral taurine therapy for painful muscle cramp in liver cirrhosis. Am J Gastroenterol 1994;89:457–458.
Matsuzaki Y, Tanaka N, Osuga T. Is taurine effective for treatment of painful muscle cramps in liver cirrhosis? Am J Gastroenterol 1993;88:1466–1467.
Okita M, Watanabe A, Tsuji T. Lipid malnutrition of patients with liver cirrhosis: effect of low intake of dietary lipid on plasma fatty acid composition. Acta Med Okayama 1989;43:39–45.
Miyamoto A, Wakabayashi H, Watanabe A. Abnormality in fatty acid composition of gastric mucosal phospholipids in patients with liver cirrhosis and its correction with a polyunsaturated fatty acid-enriched soft oil capsule. J Gastroenterol Hepatol 1997;12:644–652.
Cabre E, Gassull MA. Polyunsaturated fatty acid deficiency in liver disease: pathophysiological and clinical significance. Nutrition 1996;12:542–548.
Badalamenti S, Salerno F, Salmeron JM, et al. Lack of renal effects of fish oil administration in patients with advanced cirrhosis and impaired glomerular filtration. Hepatology 1997;25:313–316.
Johansson U, Johnsson F, Joelsson B, et al. Selenium status in patients with liver cirrhosis and alcoholism. Br J Nutr 1986;55:227–233.
Leo MA, Rosman AS, Lieber CS. Differential depletion of carotenoids and tocopherol in liver disease. Hepatology 1993;17:977–986.
Konikoff F, Ben-Amitay G, Halpern Z, et al. Vitamin E and cirrhotic muscle cramps. Isr J Med Sci 1991;27:221–223.
de la Maza MP, Petermann M, Bunout D, Hirsch S. Effects of long-term vitamin E supplementation in alcoholic cirrhotics. J Am Coll Nutr 1995;14:192–196.
Chaves GV, Peres WAF, Goncalves JC, Ramalho A. Vitamin A and retinol-binding protein deficiency among chronic liver disease patients. Nutrition 2015;31:664–668.
Leo MA, Lieber CS. Hepatic vitamin A depletion in alcoholic liver injury. N Engl J Med 1982;307:597–601.
Stevenson TD, Beard MF. Observations on the metabolism of vitamin B12 in patients with liver disease. Clin Res Proc 1956;4:144.
Lambert D, Benhayoun S, Adjalla C, et al. Alcoholic cirrhosis and cobalamin metabolism. Digestion 1997;58:64–71.
Wildhirt E. [Treatment of chronic liver diseases with vitamin B12]. [Article in German]. Med Welt 1965;27:1489–1492.
Woodrow M. The use of long-acting vitamin B12 (Ducobee Depot) in 420 patients in a general medical practice. Curr Ther Res 1960;2:305–309.
Henderson JM, Codner MA, Hollins B, et al. The fasting B6 vitamer profile and response to a pyridoxine load in normal and cirrhotic subjects. Hepatology 1986;6:464–471.
Rossouw JE, Labadarios D, Davis M, Williams R. Water-soluble vitamins in severe liver disease. S Afr Med J 1978;54:183–186.
Russakoff AH, Blumberg H. Choline as an adjuvant to the dietary therapy of cirrhosis of the liver. Ann Intern Med 1944;21:848–862.
Zeisel SH, Da Costa KA, Franklin PD, et al. Choline, an essential nutrient for humans. FASEB J 1991;5:2093–2098.
Levy S, Herve C, Delacoux E, Erlinger S. Thiamine deficiency in hepatitis C virus and alcohol-related liver diseases. Dig Dis Sci 2002;47:543–548.
Burk RF, Early DS, Hill KE, et al. Plasma selenium in patients with cirrhosis. Hepatology 1998;27:794–798.
Aaseth J, Thomassen Y, Alexander J, Norheim G. Decreased serum selenium in alcoholic cirrhosis. N Engl J Med 1980;303:944–945.
Burk RF, Hill KE, Motley AK, et al. Selenium deficiency occurs in some patients with moderate-to-severe cirrhosis and can be corrected by administration of selenate but not selenomethionine: a randomized controlled trial. Am J Clin Nutr 2015;102:1126–1133.
Tanner MS, Bhave SA, Kantarjian AH, Pandit AN. Early introduction of copper-contaminated animal milk feeds as a possible cause of Indian childhood cirrhosis. Lancet 1983;2:992–995.
Bhandari B, Sharda B. Copper from cooking utensils as a cause of Indian childhood cirrhosis? Arch Dis Child 1982;57:323.
Pandit A, Bhave S. Present interpretation of the role of copper in Indian childhood cirrhosis. Am J Clin Nutr 1996;63:830S–835S.
von Muhlendahl KE, Lange H. Copper and childhood cirrhosis. Lancet 1994;344:1515–1516.

¿Necesitas un electroestimulador?

Te ayudaré a encontrar el mejor electroestimulador que se adapte a tus necesidades comprar un electroestimulador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados

También te recomendamos…

-11%
92,00 
-25%
185,00  139,00 

Accesorios

Globus Fast Band

60,00 
-33%
1.229,00  829,00 

También te puede interesar

-67%
3,00  1,00 
12,95 
12,95 
-35%
19,80  12,90 
-19%
399,00  325,00 
25,00 

Accesorios

Globus Fast Band

60,00 
-40%
10,00  6,00 
Abrir chat
1
¡¡¡Hola!!!
¿Estás buscando algún producto y no tienes claro cuál es el que necesitas?

¿Quieres que te ayude?
Powered by